CINE

Familias en Nueva York

Comentarios 0

A pesar de la pujanza del cine independiente americano, algunos no se fían de él. Frente a irredentos como Jim Jarmusch, que no ceden en sus postulados para nada, el movimiento se ha convertido en una antesala para que cineastas ambiciosos se den a conocer y luego den el salto a las majors de Hollywood. Esto es lo que le puede haber pasado al matrimonio formado por Robert Pulcini y Shari Springer Berman. Hace tres años sorprendieron con la peculiar biografía del autor de cómics underground Harvey Pekar, American Splendor. Sin embargo, ahora han fichado por la Weinstein Company, una de las dos productoras en que se dividió la legendaria Miramax al separarse los hermanos Weinstein, expertos en hacer películas indies como si fuesen de estudio (o viceversa), para hacer Diario de una niñera. Con la estrella del momento Scarlett Johansson, es una adaptación del best-seller de Emma McLaughlin y Nicola Kraus. Los dos autores del film justifican este salto como que es una novela sobre el trabajo, tema que les apasiona. Tampoco han faltado las habituales declaraciones sobre lo enganchante que era la historia propuesta. Pero parece que la verdad es más espúrea. Pulcini y Berman se acercaron a la productora para que les financiase un guión original suyo y los jefes le propusieron hacerlo si a cambio rodaban primero un proyecto del que tenían comprados los derechos, Diario de una niñera. El matrimonio aceptó, en una palmaria muestra de la política favorita de Clint Eastwood, hacer una para el estudio y otra para ellos.

Mientras comprobamos si a la pareja de cineastas les ha merecido la pena estos cambalaches propios de la Meca del Cine, por de pronto tenemos desde este viernes la primera parte del pacto. Las autoras de la novela original la publicaron en 2002 y fue éxito de ventas. Era un resumen de su experiencia de ocho años de niñeras de familias de la alta burguesía neoyorquina, donde sumaron unos treinta trabajos distintos. El libro se focalizó en una sola familia, aunque se convirtió en la comidilla de la gran manzana ver en las anécdotas narradas por McLaughlin y Kraus a personajes reales. Ellas siempre lo negaron, diciendo que aunque algunas de las historias son reales, ocurridas a ellas, no han querido mostrar a nadie en concreto. Sin embargo, el libro tenía un tono satírico que molestó a muchos de sus ex clientes y al entorno donde se movían. De hecho, a la familia protagonista se les calificó de los X, como si fuesen espías o mafiosos para evitar herir susceptibilidades. Para dar vida a la niñera protagonista se buscó, como ya se ha dicho, a Scarlett Johansson, que a sus 23 años recién cumplidos lleva una carrera imparable, requerida por los mejores, como Woody Allen, que la ha convertido en su otoñal musa. Se la escoltó con nombres como los de la siempre eficaz Laura Linney y el protagonista de American Splendor, Paul Giamatti, como el matrimonio que la contrata. Chris Evans, la cantante Alicia Keys y el niño Nicholas Reese Art completan el reparto.

La historia nos cuenta como una estudiante de origen obrero que se contrata de niñera de una familia de gran nivel de Manhattan, un ambiente pijo que no tiene nada que ver con el suyo. Lucha contra las excentricidades de sus patrones y con un niño redicho al que cuidar. Tendrá que afrontar todo esto mientras tiene tiempo de enamorarse de un vecino de los señores X. En suma, una película que quiere hacerse su hueco entre las familias en este festivo diciembre que arranca ya este fin de semana.

Etiquetas

más noticias de OCIO Y CULTURA Ir a la sección Ocio y Cultura »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios