Nueva terapia

Flamencoterapia, ejercicios para cuerpo y alma a ritmo de bulerías

  • Vencer una depresión, mejorar el riego sanguíneo, aliviar los dolores de espalda o ganar agilidad son algunos de los logros de la flamencoterapia.

Comentarios 1

Vencer una depresión, mejorar el riego sanguíneo, aliviar los dolores de espalda o ganar agilidad son algunos de los logros de la flamencoterapia, ejercicios basados en el baile flamenco diseñados por una bailaora y flamencóloga granadina que ha verificado estos efectos en sus talleres.

Para diseñar esta terapia aunó sus conocimientos de danza y flamenco, conversó con psicólogos y extrajo algunos elementos de pilates, y el resultado es una gimnasia "nada agresiva, que insiste en los estiramientos y que contribuye a mantener en forma el cuerpo y la mente", ha explicado su creadora, Ana María Ruiz, en una entrevista con Efe.

Está destinado a personas con problemas de depresión, soledad o Alzheimer, a ancianos que no pueden practicar ejercicio físico intenso, a quienes ya no tienen edad para ser estrellas del baile flamenco pero quieren aprenderlo, a discapacitados psíquicos o a quienes sufran reducción de la psicomotricidad.

Gracias a las coreografías, en las que se combina el uso de las castañuelas, abanicos y mantones, y a un intenso calentamiento previo, las mejorías físicas y psíquicas se perciben "desde el primer día", asegura.

Ana María, que ejerce la flamencoterapia en La Zubia (Granada), apunta entre sus beneficios el alivio de los dolores de espalda porque "corrige errores posturales" o el fortalecimiento del suelo pélvico para frenar la incontinencia urinaria.

La mente se ejercita para recordar los pasos, el oído para seguir el compás y el cuerpo para ejecutar los movimientos, mientras que la música aporta sus bondades psicológicas a ritmo de bulerías, fandangos o tanguillos, señala.

Además de los efectos saludables, la flamencoterapia persigue dar a conocer el arte flamenco y hacer que quienes lo rechazan porque no lo entienden sean capaces de diferenciar los distintos palos y disfrutar de los distintos sentimientos que transmiten con el cante y el baile.

Esta gimnasia para espíritu y cuerpo, destinada a personas mayores de 30 años, no les convertirá en artistas destacados, pero sí les capacitará para bailar con los amigos y conocer el mundo del flamenco, según su diseñadora.

El gusto por el flamenco, por indagar en su historia y por difundirla acompañan a Ana María desde edades tempranas y la han llevado a impartir clases prácticas y conferencias en Cuba o Costa Rica, a ser jurado de prestigiosos certámenes en España y a integrar el grupo "Fuerza y esencia de mujer", donde transforma las letras tradicionalmente machistas en mensajes contra la violencia de género y la autonomía de la mujer.

Enamorada de todo lo que representa este arte, ha sido maestra del Ballet Nacional de Cuba y en el Instituto Superior de Arte de La Habana, y está dispuesta a vestir los volantes siempre que haya alguien que lo necesite o que esté dispuesto a aprender.

Etiquetas

más noticias de OCIO Y CULTURA Ir a la sección Ocio y Cultura »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios