Historias de Cádiz y sus personajes, desde la emblemática esquina viñera de Casa Manteca

  • El centro flamenco de La Merced acogió anoche las anécdotas narradas por Pepe Ruiz

Comentarios 0

La llaman la esquina de oro y no por ubicarse en el barrio más rico de Cádiz, aunque quizás de los que poseen mayor encanto. Ha sido cuna de muchos artistas de antaño, también de la actualidad, y por ella han pasado toreros, carnavaleros, cantaores, y un sinfín de personajes que han encontrado en Casa Manteca aires de tranquilidad y sosiego. Aunque quizás no sólo sea el toque hogareño y carismático del establecimiento el motivo por el que los gaditanos se pasen por allí, sobre todo, en estas fechas. Cuando llega el mes de febrero en la esquina del Manteca no hay ni un solo hueco libre, tampoco lo hay dentro del propio local, abarrotado de fotografías y anécdotas.

De esto y otras muchas cosas más se hablaba en la noche de ayer en el Centro Municipal de Arte Flamenco de la Merced de la mano del propio José Ruiz Calderón, popularmente conocido como Pepe de Casa Manteca. Un escenario en el que junto a Guillermo Boto se dieron cita varias imágenes en diapositivas, que regresaron al presente la historia de Cádiz y muchos personajes del mundo del toreo que en los libros no aparecen. Este gaditano comenzó sus inicios en la tauromaquia, aunque después de sufrir varias cornadas, muchas de ellas en Madrid, tuvo que emigrar a Sudamérica junto a su padre como mercaderes de gallos de pelea. Allá por el año 1952 se asentó en la capital gaditana comenzando en el mundo de la industria de la Zona Franca y tras su abandono, Pepe y su padre fundaron Casa Manteca. Numerosos artistas del mundo del flamenco como Rancapino, Pansequito, Felipe Campuzano, e incluso José Merced no dudaron en pasar por la taberna, dejando marcada su huella en un marco, y el grabado sobre la mente de Pepe Ruiz, tal y como él mismo contaba anoche a su auditorio en La Merced.

Tantos momentos y tantas historias que cuando le preguntan a Pepe por su mejor recuerdo, divaga y piensa. "Recuerdo, por el año 1956-57, en el Teatro Andalucía daba una conferencia mi gran amigo Amós Rodríguez Rey sobre los cantes de Cádiz. Él, tan serio y profesional, se encontraba sobre el escenario cuando un hombre del auditorio le gritó: 'Amós, qué buena papa tienes para hacer una buena berza picha' a lo que él contestó con mucho arte: 'Señores, ha saltado la chispa gaditana", narraba con gesto nostálgico, provocando las risas de los espectadores. Aunque en un primer momento Pepe Ruiz no se mostraba muy de acuerdo en dar la conferencia sobre el mundo del flamenco y el Carnaval en su taberna, "porque soy un poco cortón", se tiró al ruedo y deleitó a los oyentes con una entretenida jornada en la que no faltaron detalles y carcajadas. En cuanto al tema en concreto, "el Carnaval y el flamenco no están unidos pero son primos hermanos. Esta fiesta se vive con mucho sentimiento, el sentimiento gitano y el cante del quejío, de ahí esa complicidad entre ambos mundos", explicaba el conferenciante.

Resulta curioso que después de tantos años la esquina del Manteca continúe viva; y lo seguirá estando pero de la mano de Tomás, el hijo de Pepe, siguiendo así la tradición de los negocios en familia. Aunque, sin lugar a dudas, "la cucharadita de suerte y el barril de la sabiduría hacen falta en la vida", añade con alegría Pepe de Casa Manteca.

Etiquetas

más noticias de OCIO Y CULTURA Ir a la sección Ocio y Cultura »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios