Intriga y denuncia

No podrá decirse que, salvo muy raras excepciones, el cine estadounidense no es crítico con el sistema. Los que, precisamente, no ejercitan esa críticas en su país, quizás por sentirse protegidos por el régimen, son los que más fustigan al cine norteamericano. Y ya hemos visto como éste en los últimos tiempos ha proliferado en severos análisis con sus películas, planteando cuestiones tan polémicas como la guerra de Irak o Afganistán y la intervención de las fuerzas armadas de Estados Unidos en estos conflictos. No necesito citar títulos porque están en la mente de cuantos se interesan especialmente por estos temas. Quizás el más llamativo es el que hoy nos ocupa.

'En el valle de Elah' tenemos a Hank Deerfield, un veterano de guerra del ejército norteamericano, que se ve obligado a investigar la desaparición de su hijo Mike, soldado destinado en Irak que, tras una operación militar, se ausentó sin permiso de la base sin que se haya sabido más de él. Con la ayuda de una joven detective, Emily Sanders, y de su mujer, tratará de ir reviviendo las experiencias del joven combatiente en el frente iraquí. Los descubrimientos a los que llega Hank, le llevan a cuestionar su propia carrera militar.

Paul Haggis, que se ha hecho famoso por el éxito de dos películas 'Crash' (2004), como guionista y director (un film tal vez excesivamente valorado), y 'Million dollar baby' (2004), de Clint Eastwood, en este caso como autor del guión, ha planteado la historia como una intriga detectivesca, si bien sus intenciones no son otras que las de denunciar los efectos secundarios de un conflicto que cada día resulta más cuestionado por ciertos sectores de la sociedad estadounidense. Sin embargo en un análisis a primera vista uno aprecia la exposición de una intención bien sencilla para la comprensión de los espectadores que, sin embargo, se ha instrumentado con enorme pretenciosidad lo que evidencia, además, la larga e innecesaria duración de la película, con lo que parece tratar de enfatizar su mensaje fustigador.

Por lo demás Paul Haggis, como siempre ha compuesto un buen guión y ha contado con unos excelentes protagonistas, entre los que destaca Tommy Lee Jones, que ha sido nominado para el "Oscar". Ha estructurado su película un tanto como ya lo hizo en "Crash" y siguiendo en muchos aspectos los pasos de Clint Eastwood, con quien ha trabajado, con bastante sencillez o austeridad, dando expresión rigurosa a las distintas sensibilidades que se manejan, especialmente del protagonista. En todo caso su visión de la guerra y sus consecuencias, a través de esta investigación a modo de "thriller", no resta en absoluto su profundidad dramática y emocional que, en si misma, sin más subrayados supefluos, supone un sólido y dramático testimonio antibelicista.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios