Javier Bardem abre con el Globo de Oro su puerta hacia el Oscar

  • Tal como pronosticaban todas las quinielas el intérprete se hace con el galardón al Mejor Actor de Reparto por su papel en el filme 'No Country For Old Men'

Comentarios 0

Estaba cantado. Javier Bardem ganó el pasado domingo, madrugada del lunes en España, su primer Globo de Oro, premio al que había estado nominado en otras dos ocasiones, por su papel de asesino en serie en No Country For Old Men (No es país para viejos), el filme dirigido por Joel y Ethan Coen, y da un paso de gigante en su carrera hacia el Oscar. Pero los hermanos Coen vieron cómo Expiación. Más allá de la pasión les arrebató el premio a la mejor película dramática y cómo el Globo de Oro a la mejor dirección fue para Julian Schnabel por La escafandra y la mariposa. En su edición más descafeinada de la historia, los premios que entrega la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood también galardonaron en el apartado interpretativo a Daniel Day-Lewis, Johnny Depp, Cate Blanchet y Julie Christie.

Salvo para el público español, que la recordará como la del gran éxito de Bardem, la LXV edición de los Globos de Oro pasará a la historia como la más insustancial y gris de su historia. La glamurosa gala, con el esperado desfile de estrellas por la alfombra roja y su tradicional cena, fue sustituida por una monótona e insustancial rueda de prensa en la que diferentes invitados fueron recitando uno tras otro el nombre de los ausentes galardonados. Todo a causa de la huelga de guionistas y el apoyo incondicional que les brindaron los actores. Un respaldo que no es ni mucho menos altruista, ya que lo que los guionistas consigan rascar a las productoras en el reparto de los beneficios será una victoria futura para los actores, que tienen que renegociar sus convenios en junio.

En este sucedáneo de ceremonia, celebrado en el interior del hotel Beverly Hilton, fue en la que Bardem se alzó con el Globo de Oro al mejor actor de reparto por papel de Anton Chigurh en No Country For Old Men de los hermanos Coen. El actor español ha rendido a la crítica estadounidense a sus pies (ya acumula diez premios por este papel) con la cruda encarnación de ese asesino en serie de ridículo peinado, pero con una mirada inquietante y una voz que congela la sangre, que sembró el pánico en Texas durante los años 70.

Bardem ya estuvo en otras dos ocasiones nominado a este premio, como mejor actor protagonista, con Mar adentro y Antes que anochezca. Y eso que en esta ocasión competía con nombres de peso como el oscarizado Philip Seymour Hoffman, nominado por su papel en La guerra de Charlie Wilson, o el travestido John Travolta, que optaba al premio por su encarnación de madre sobreprotectora en Hairspray. También estaban nominados Casey Affleck, por El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford, y Tom Wilkinson por Michael Clayton.

Una victoria con la que, pese a no contar una ceremonia como Dios manda, Bardem da un golpe de autoridad en su carrera para hacerse con el Oscar al mejor actor de reparto. Y es que la Academia está en deuda con el actor español desde que en 2001 le dejara sin estatuilla por su magistral interpretación del poeta cubano Reinaldo Arenas para premiar al Gladiator Russell Crowe. Los nominados a los premios de la Academia de Hollywood se conocerán el 22 de enero y su ceremonia de entrega, si la huelga de guionistas no lo impide, se celebrará el 24 de febrero.

Expiación. Más allá de la pasión, dirigida por Joe Wright y protagonizada por Keira Knightley y James McAvoy, se llevó el premio a la mejor película, una categoría en la que competía con cintas tan potentes como American Gangster, Promesas del Este, Pozos de ambición y No Country For Old Men. Los Coen sí se llevaron el premio al mejor guión, aunque también se quedaron sin el galardón a la mejor dirección, que fue a parar a manos de Julian Schnabel por la cinta francesa La escafandra y la mariposa, que además ha obtenido el galardón por mejor película en la modalidad de lengua extranjera. Sweeney Todd: el barbero diabólico de la calle Fleet, de Tim Burton, se llevó el Globo a la mejor película comedia musical y Ratatouille, lo último de Pixar, el de mejor película de animación.

En el apartado interpretativo fueron galardonados Daniel Day-Lewis -que es según el propio Bardem el mejor actor de su generación- como mejor actor dramático por su papel en Pozos de ambición y Julie Christie por su interpretación en Lejos de ella, la ópera prima de Sarah Polley. El premio a mejor actor de comedia o musical fue para Johny Depp, por Sweeney Todd y el de mejor actriz en esta categoría fue para Marion Cotillard por su encarnación de la célebre cantante francesa Edith Piaf en La vida en rosa. El Globo de Oro a la mejor actriz de reparto fue para Cate Blanchett por su papel en el peculiar de biopic de Bob Dylan I'm Not There.

Etiquetas

más noticias de OCIO Y CULTURA Ir a la sección Ocio y Cultura »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios