Joaquín Sabina publica su epistolario personal

  • n novedad. El cantautor de Úbeda muestra en 'A vuelta de correo' "de qué polvos proceden estos lodos"

Ha tardado ocho años en "pergeñarlo" y en las 400 páginas a las que finalmente se ha tenido que sujetar, menos de la mitad de las que él quería, Joaquín Sabina desvela cómo "se la chupan en verso, codo a codo, a un servidor -él- que fellatió primero" más de 40 amigos poetas, cantantes y escritores.

A vuelta de correo (Visor), que se inicia, -"para que se sepa de qué polvos proceden estos lodos"-, con la carta en verso que su padre le envió a la 'mili', alberga misivas, fotografías y dibujos pero, sobre todo, poemas escritos por o para "todos los que son" aunque haya bastantes que "son pero que nunca están". "No faltan Iscariotes disidentes, marciales epigramos, caraculo, dedo y labio, doctor, uñas y dientes, analfabetos nietos de Catulo", es decir, amigos de Joaquín Martínez Sabina que a lo largo de su vida se han intercambiado "ripios" de admiración y devoción pero también de "cabreo".

Advierte que, aunque "ladren críticos" y "bramen talibanes", su última creación "no es más que lo que es, ojo, ni menos" y confiesa que, sobre todo, ha sido muy "divertido" hacerlo. El editor del libro, Chus Visor, al que Sabina dedica el último capítulo describiéndolo como "capaz de abrazar a traición a su enemigo", revela en declaraciones que A vuelta de correo, que a diferencia de textos de similar envergadura, es "barato" porque "sólo" cuesta 30 euros. Iba a ser "el doble en todos los sentidos", pero se han quitado decenas de fotos y dibujos "para dejarlo en unas dimensiones abordables".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios