"José de Arce puso patas arriba todo el panorama del arte sevillano"

  • La profesora de Historia Esperanza de los Ríos presentó ayer en el espacio cultural ArteaDiario un libro sobre este escultor flamenco · En su obra destaca el retablo mayor de la Cartuja

El espacio cultural de Diario de Jerez, ArteaDiario, acogió ayer la presentación del libro sobre el escultor flamenco José de Arce, escrito por la jerezana Esperanza de los Ríos, profesora de la Universidad de Sevilla. Esta obra ha sido además editada por el servicio de publicaciones de dicha universidad. La presentación del Esperanza de los Ríos corrió a cargo del historiador y colaborador de la página de Historia de este medio, Francisco Antonio García Romero.

La profesora, tras expresar su agradecimiento al diario por haberla apoyado en la presentación de este libro, señaló que ella ya realizó su tesina sobre este mismo autor y la escultura jerezana de su tiempo, pero decidió profundizar aún más sobre este artista "porque entre el primer libro y este ha transcurrido una larga trayectoria y maduración de mi visión de la Historia del Arte, no sólo del Barroco". Según explicó Esperanza de los Ríos, "esta maduración, junto a las novedades que han ido apareciendo estos últimos años me llevaron a retomar el tema y me puse manos a la obra".

Para ella otra motivación fue también que "tenía interés en que las personas relacionadas con la imaginería barroca tuvieran conciencia de lo valioso del patrimonio que tienen. Cada día caen casas con valor históricos, bodegas como las reseñadas por Fernando Aroca, y la imaginería sagrada también puede desaparecer del patrimonio".

Según Esperanza de los Ríos, "la importancia de este escultor no le pasa desapercibida a nadie. Se presenta en 1936 en Sevilla, donde trabaja Martínez Montañés y su círculo. El Barroco ya es una realidad en buena parte de Europa, pero Sevilla aún estaba anclada en el tardo-manierismo. Arce va a revolucionar, va a poner patas arriba el panorama del arte sevillano".

La profesora señaló que "la gran aportación de Arce a los retablos fue al columna salomónica, columna de procedencia italiana".

Asimismo, recordó que "el concepto escultórico también va a variar, porque en Martínez Montañés el rostro es terso y pulido, mientras que Arce trabaja con golpes de gubia largos que crean una superficie discontinua, como si fuera una cera bien trabajada". En este sentido, Esperanza de los Ríos relacionó esta forma de trabajar con la pintura de Rubens.

Entre la obra documentada de José de Arce en Jerez que aparece reseñada en este libro de Esperanza de los Ríos se encuentra el retablo mayor del monasterio de la Cartuja de la Defensión, San Bruno, San Juan Bautista, el retablo mayor de la parroquia de San Miguel y el Santo Crucifijo de la Salud.

La profesora explicó que el valor de conjunto del retablo de San Miguel es que "nos permite ver juntos dos estilos artísticos muy distintos entre sí, como referentes de las épocas a que cada escultor -Martínez Montañés y Arce- pertenece y nos permite examinar, sin prejuicios, las formas e ideas estéticas imperantes en el Arzobispado Hispalense entre 1617 y 1648".

Este retablo es una estructura en madera dorada y policromada, compuesto por tres cuerpos y tres calles, separadas por columnas entorchadas. La iconografía se reparte en siete relieves y seis figuras exentas. En la calle centra se encuentran los tres relieves de Montañés, y en las dos laterales los cuatro que realizó Arce: en el lado del Evangelio, la Encarnación y la Adoración de los Pastores; en la epístola, la Circuncisión y la Epifanía. Los Santos Juanes del segundo cuerpo y los dos arcángeles, San Gabriel y San Rafael, del tercero, son también obra de José de Arce.

Esperanza de los Ríos resaltó asimismo el hecho de que Arce, además de escultor, era arquitecto, circunstancia que también se nota en su obra.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios