Lidia Cabello fusiona su baile con el arte contemporáneo en La Merced

  • La intérprete gaditana inaugura hoy la nueva temporada del Centro flamenco del barrio de Santa María en un espectáculo que incluye una intervención en directo del artista Blami y el cante de Caracolillo

Comentarios 1

Con el deseo de consolidarse "como el espacio de referencia para los aficionados y estudiosos del arte flamenco en la capital", según ha declarado el concejal de Cultura Antonio Castillo, el Centro Municipal La Merced inaugura esta noche su segundo año de vida cultural. Y lo hace de la mano de una de las jóvenes bailaoras que mejor representa la tradición y la luminosidad gaditana: Lidia Cabello.

Esta artista, cuya ejemplar labor docente reconocen por igual sus compañeros de gremio como los alumnos de su academia viñera (abierta desde hace tres años en la antigua Plaza Pinto), encabeza el cartel de esta noche en La Merced. Desde el escenario central del aulario se nos propone un espectáculo donde el baile majestuoso de Lidia y el cante de Esteban Guerrero Caracolillo tendrá como telón de fondo la intervención en directo de un artista plástico: el donostiarra Blami.

La propuesta, que pretende aproximar las fronteras que delimitan el flamenco y la vanguardia plástica, permitirá presenciar el directo el desarrollo de una obra gráfica mientras se disfruta del más puro arte jondo. "Nosotros abriremos la primera parte del espectáculo con un baile por alegrías con bata de cola y mantón, como antiguamente. La bata y el mantón son dos elementos que queremos recuperar porque se están perdiendo, como sucede también con las castañuelas y el abanico", explica la propia Lidia Cabello, que estará acompañada por su cuadro flamenco, que integran los cantaores Emilio Florido y Miguel Rosendo, el percusionista Edu Gómez y el guitarrista Joaquín Linera Niño de la Leo.

En la segunda parte, el flamante primer premio nacional Memorial Camarón 2007, a la sazón, Esteban Guerrrero Caracolillo, ofrecerá un recital de cante jondo mientras el artista continúa desarrollando su creación pictórica. La obra de Blami (San Sebastián, 1970) combina el gusto por la experimentación y el reciclaje de ideas y materiales con múltiples referencias y motivos estéticos del arte vasco y de la cultura visual contemporánea, en la línea de Keith Haring y Basquiat.

El cóctel puede parecer explosivo pero para la encargada de abrir la noche es "un verdadero lujo". "Inaugurar la temporada en La Merced me parece un regalo porque aquí se están haciendo muchas cositas buenas", declara Lidia Cabello. La bailaora, que durante años trabajó en las compañías de Rafael Aguilar, Adrián Galia y sobre todo, Cristina Hoyos, con la que participó en numerosas giras internacionales, afronta 2008 con una actividad frenética.

"La semana que viene comenzaremos en los colegios e institutos de secundaria de Cádiz un programa para enseñar a los niños los ritmos y palos flamencos. Se llama Flamenkita, la niña que perdió el compás y yo asumo la parte coreográfica", expone Lidia. Un poco más tarde, del 8 al 20 de abril, participará junto a su grupo Sabor a Cádiz en el Festival internacional de Danza de Costa Rica. "Presentaremos el espectáculo Madera vieja de Cádiz, que esperamos sea todo un éxito porque vamos representando a la capital gaditana". Por si fuera poco, Lidia quiere retomar el espectáculo que estrenó en el Gran Teatro Falla hace cuatro años, Recordándote, e insuflarle nueva vida para aspirar a participar con él en el Festival de Jerez de 2009.

Etiquetas

más noticias de OCIO Y CULTURA Ir a la sección Ocio y Cultura »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios