Mario Maya 'recluta' a Belén Maya y Merche Esmeralda en su nueva obra

  • El coreógrafo estrena el 28 de enero en Granada 'Mujeres, tres formas de danza'

Por nombres, el nuevo espectáculo de Mario Maya supondrá uno de los grandes estrenos del flamenco en 2008. El coreógrafo granadino estrena el próximo 28 de enero en el Teatro Alhambra, dentro del ciclo Flamenco viene del Sur, la obra Mujeres, tres formas de danza, que contará con las bailaoras Merche Esmeralda, Belén Maya y Rocío Molina.

En el espectáculo, Maya pretende dejar patente sus conclusiones sobre la génesis del flamenco, "pero no para proponer paternalismos, sino para entender mejor el porqué de sus diferentes manifestaciones formales y estéticas", explica el Premio Nacional de Danza. "El flamenco es una música romántica, que nutre sus raíces en el sustrato formado por todas las músicas que traen los diferentes pueblos mediterráneos y que se asientan en Andalucía a lo largo de su historia. Todas las músicas son deudoras de la tradición musical helénica, a la que deben sus más importantes principios musicales, no sólo en lo referente a los aspectos formales teóricos y prácticos, sino también a los conceptos filosóficos", ahonda el coreógrafo.

En su opinión, con todo este "riquísimo depósito cultural y artístico", hay caracteres y expresiones raciales perdurables, incluso desde hace milenios. "Concretamente", explica, "uno de ellos es ese sentido rítmico del pueblo gitano andaluz y otra parte de ese protagonismo se lo debemos a las bailarinas de la ciudad de Cádiz, que ya en aquella época eran invitadas a bailar ante el propio Cesar de Roma".

¿Y cómo define Maya hoy a un artista flamenco? "En este espectáculo están todas esas preguntas claves, son tres bailaoras solistas que corresponden a tres generaciones de danza distintas", responde. "Merche Esmeralda no se deja fascinar por las novedades; tiene una sabiduría atemporal, quiero decir que todo lo exagerado, ella lo cree insignificante y apura la realidad, para encontrar un hueco a la dignidad de la danza". Respecto a Belén Maya, opina que "inició un nuevo concepto de la danza y de la vida al establecer un profundo compromiso en su defensa por la mujer como unidad indisoluble entre cuerpo, mente, espíritu". Por último, de Rocío Molina opina que "aún abrumada, huye de las prisas y el vértigo del mercadeo dancístico y se sienta a reflexionar, a veces en silencio y a solas, otras en voz alta, ante lo que representa para ella la denuncia del éxito fácil". En resumen, Mujeres, tres formas de danza promete ser uno de los grandes momentos flamencos de 2008.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios