Martirio del Carmen de los Mártires

  • De mazmorra de mártires a palacete romántico con toques nazaritas; acueducto, lago, fuentes y gruta de estalactitas. Ninfas, dioses y reyes de la Casa de Borbón. Jardines y plantas de mil botánicos

Comentarios 11

NO creo que haya en el mundo un espacio que pueda concentrar más historias y tan diversas en menos tiempo que nuestro curioso Carmen de los Mártires.

Hemos leído que allí los musulmanes martirizaron a los cristianos; que allí se instaló la primera ermita granadina levantada por Isabel la Católica para recordar a estos Santos Mártires; que fue convento de Carmelitas Descalzos teniendo de prior a San Juan de la Cruz hacia 1582; que lo desamortizó Mendizábal para vendérselo a un general carlista, Carlos Calderón, en 1852, el que construyó el carmen; luego, lo compró un belga muy listo, 'Mosu' Meersmans, hijo adoptivo de Granada, muy generoso al regalar agua a los desgraciados del Barranco del Abogado, aunque él comía crestas de pollo con tenedores de esmeraldas; no sé la gracia que le haría a estos pobreticos vecinos de abajo.

por poco lo perdemos

Lo adquirió después Joaquín Arteaga, Duque del Infantado, para dejárselo a su hija sor Cristina, monja jerónima. Y ahora viene el capítulo de los alcaldes: Manuel Sola lo compra en 1957; los que le siguen quieren levantar un hotel con la empresa IFA; tala de árboles en aquel memorable 1974 y apertura del gran hoyo en el jardín; levantamiento popular en contra, coincidiendo precisamente con la otra tala de árboles en Calvo Sotelo; cartas al director en la prensa, polémica de Fernández de Bobadilla con el alcalde Serrabona (Buena Sierra), hasta que se reabre el Carmen cuando, con Jara Andreu de alcalde, en 1986, reconstruye el edificio el arquitecto Ignacio Gárate. Aquí acaba el martirio de este carmen, aunque se sigue llamando 'de los Mártires'. Yo no sé qué hubiera pasado si la empresa IFA no llega a entrar en quiebra ni aparece Bobadilla, pero por poco lo perdemos.

Hoy es toda una sinfonía de aventuras como corresponde a un conjunto monumental que en sí mismo es ya un mosaico de escenas diversas. Palacete romántico con toques de la Alhambra nazarita; gruta de estalactitas traídas nada menos que de la Cueva del Agua, con cascada incluida para el verano; esculturas de ninfas alternando con dioses de la mitología clásica desde Ceres a Neptuno y reyes de la Casa de Borbón. Tiene jardines de todos los estilos: francés, inglés, español. Plantas de mil botánicos: magnolios, castaños de indias, laureles, naranjos, almeces, calicantos, mimosas, madroñosý y muchas palmeras: canarias, datileras y hasta washingtonas, de distintas alturas, a las que se dedica el jardín inglés. Lago con patos y torreta ruinosa de sabor masón, inspirada en la Cloaca Máxima de Roma; acueducto con agua traída del Darro, fuentes, acequias, precioso cenador de cañas y enredaderas y un espléndido jardín gracias al proyecto de restauración del Ministerio, la Junta y la Universidad, que, con gusto y sentido común, llevan a cabo los profesores Casares Porcel y Tito Rojo.

juan de la cruz y zorrilla

En un lugar apartado del jardín se conserva la portada de la casa de Diego de Siloe, allí llevada antes de que fuera destruida cuando se hizo la Gran Vía.

Personajes ilustres lo visitaron: la reina Isabel y el propio San Juan, del que se dice plantó un famoso cedro que resulta ser un ciprés, musa de su obra La noche oscura; hasta el poeta Zorrilla, alojado allí tras su "coronación" y los amigos invitados del belga Meersmans: Lorca, Falla y los demás.

Si ayer fue todo eso, hoy es lugar común de reuniones, conciertos, bodas civiles, etcétera, pero de escasas visitas de recreo, cuando es uno de los espacios abiertos de esparcimiento gratuito más bonitos de toda la ciudad; para ser recorrido y admirado en cualquier época del año, pero mejor en primavera, para contemplar su rica floración y, además, ser recibidos por esos enormes pavos reales con su multicolor y espectacular plumaje, intentando atraer a las numerosas hembras que con ellos conviven. No parecen demasiado 'pavos', porque son muy coquetos y se visten bastante bien.

Hay mil cosas que ver en el Carmen de los Mártires y ahora es gratis; por eso lo recomiendo antes de que lo martirice alguno de los muchos listos que tenemos en la ciudad.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios