Música nueva

EN el siglo pasado se produjo un distanciamiento sin precedentes entre el público y los compositores contemporáneos. Ortega y Gasset, en La deshumanización del arte (1925) ya avanzaba ese inevitable devenir en las artes. Con independencia de que hoy nos puedan parecer excesivamente elitistas sus planteamientos, es indiscutible que mucha de la música del siglo XX ha sido y sigue siendo incomprendida y, por ello, desconocida.

Se ha dicho que nada obliga en materia de gustos y, evidentemente, somos libres para elegir la música que escuchamos, pero si no nos tomamos una mínima molestia de acercarnos al conocimiento de la música del siglo XX y de su consecuencia, la que se hace a comienzos de este nuevo siglo, estamos cerrándonos puertas hacia nuevos caminos que podrían proporcionarnos satisfacciones no sólo cognoscitivas, sino también, sobre todo, estéticas. Se trata, en definitiva, de conocer para después elegir.

Para eso hacen falta claves que nos posibiliten la comprensión. A primera vista muchas de las innovaciones de las vanguardias del siglo XX nos pueden parecer rupturas arbitrarias de la tradición, pero si seguimos el transcurso de las estéticas, los estilos y las técnicas de los compositores hasta hoy, podemos descubrir conexiones, no lineales, sino ramificadas, que darán sentido a muchas músicas.

Esto es lo que intentaremos en la conferencia "Música nueva a comienzos de un siglo nuevo" esta tarde a partir de las 20:30 en la Academia.

Benito Mahedero Ruiz

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios