La Navidad, otra víctima de la moda

  • Los tradicionales belenes y árboles navideños dejan paso a sobrios nacimientos y minimalistas abetosl nuevas tendencias Los adornos dorados, plateados y negros son los más 'in' este año. Los centros de mesa y las velas se consolidan.

Comentarios 0

Las Navidades evolucionan con el paso de los años: el aguinaldo pasa de Nochebuena a Nochevieja para costear el cotillón, la voz de Raphael en los villancicos es sustituida por la de Rosa López e incluso las burbujas del mítico anuncio de champán se han jubilado.

Los adornos navideños no iban a quedar impunes a esta transformación navideña. Lejos quedó la estampa navideña donde padres e hijos pasaban hasta días enteros montando inmensos belenes que representaban hasta el más mínimo detalle con musgo, fuentes, nieve y arena.

Ahora, las familias prefieren sencillos nacimientos, más sobrios y elegantes, donde los pastorcillos, las lavanderas e incluso los Reyes Magos no tienen cabida. "Por sólo cinco euros vendemos belenes con su portal y todo", comenta María del Carmen Ríos, una empleada de La casita, una tienda de decoración de Granada, No obstante, en el local también se pueden encontrar representaciones de barro hechas a mano, cuyo precio llega a alcanzar los 300 euros.

También es extraño ver aquellos árboles, estridentemente decorados por los más pequeños con bolas de todos los colores, que luego eran 'retocados' -a escondidas- por las madres. "Las bolas siguen teniendo la misma forma y se siguen comprando, pero ya no son tan coloridas", explica Patricia Ballesteros, otra de las trabajadoras de La casita.

De hecho, la moda que impera en las tiendas de ropa se inmiscuye en la Navidad, de tal modo que el plateado y el dorado- los colores estrella de esta temporada- penden de las ramas y los abetos se deshacen de las pomposas guirnaldas que cambian por sutiles lazos.

Eso sí, igual que el negro no pasa de moda, el rojo y verde siguen presentes en los adornos navideños, aunque son usados más en los centros navideños, un elemento decorativo que cobra fuerza. "Los platos, las velas, los jarrones con piñas... son cada vez más comunes", explica Ballesteros.

Pero la nueva moda navideña no sólo suprime tradicionales adornos, sino que también importa a los hogares granadinos nuevas figuras al estilo de la Weihnachten (Navidad germana). Estilizados niños cantores de porcelana, ángeles de trapo y lana u ositos de madera son admitidos por Melchor, Gaspar y Baltasar quienes, sin embargo, no se resignan a ceder terreno a su más directo competidor. "A la gente no le gusta mucho papa Noel. Lo ven muy americano", añade Ríos.

Etiquetas

más noticias de OCIO Y CULTURA Ir a la sección Ocio y Cultura »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios