Palmas por bulerías para Ezequiel Benítez en 'El belén del encuentro'

  • En la segunda jornada de la Navidad Flamenca en el Teatro Villamarta se suprimieron danzas orientales y se añadieron más actividades flamencas y tradicionales villancicos de la tierra

Comentarios 1

En el grato espectáculo de la Navidad Flamenca ofrecido en la segunda jornada, el sábado por la noche, se suprimiría de la anterior algunas que otras danzas orientales, y se suplirían con más actividades flamencas y con los tradicionales villancicos de la tierra, siempre con el máximo interés del público que de nuevo llenaría el Teatro Villamarta.

Con una puesta en escena impresionante, esta vez la compañía de Ezequiel Benítez, siempre dentro del contexto del flamenco y de la Navidad jerezana, y el Centro Flamenco de Chacón como organizador de este acto navideño, se apuntaron al éxito con la nueva entrega del bello espectáculo 'El belén del encuentro'. Un espectáculo que de nuevo se presentara a los jerezanos y bajo la dirección artística y musical de Ezequiel Benítez, que contara con la inestimable colaboración del pintor y escultor jerezano Eliseo Vicenti. ÉSte luego nos aclaró entre bastidores que para llegar a un concepto aproximado de este espectáculo, era necesario ahondar en la historia y la religión hasta revisar los caminos recorridos por tres figuras emblemáticas: Melchor, Gaspar y Baltasar, ya que cada uno de estos personajes proviene de un lugar del mundo representando a una cultura, a unas costumbres y a unas razas.

Llegados a este punto surge una idea de espectáculo renovadora, consistiendo en un viaje a través de los sonidos que estos tres reyes representan a través de sus tres continentes: África, Europa y Asia, siempre unidos por el hilo del flamenco hasta llegar a la tradicional zambomba jerezana, en esta ocasión desprovista de esos instrumentos rutinarios como son la zambomba o panderetas, a los que los sustituiría por otros instrumentos musicales de mayor riqueza. Así nos lo aclaraba personalmente Vicenti y el folleto publicado sobre este evento cultural, ya que algunos espectadores en la presentación de esta obra no supieran comprender muy bien el sentido de la misma. Destaca mucho dentro del desarrollo de este espectáculo, el baile insinuante de una bailarina árabe, la danza del vientre y el de la mariposa, que son impresionantes y que ejecutara muy bien la artista Ana Saeeda. Fueron también muy bien acogidos los cantes de arameos y los del flamenco, los que en la primera parte realizaran dentro del acto de la adoración de los Reyes Magos los cantaores el Yuko y Antonio Peña 'El Tolo', donde luego bien se plantara ante el escenario el propio inductor de la obra Ezequiel Benítez, y lo hacía para interpretar con gusto los cantes por granainas, fandangos y el de los campanilleros, al que agregara esos fieles recuerdos de El Chozas y el de la Virgen del Valle, recibiendo por ello el artista grandes aplausos. El Tejero bailó muy bien sobre el escenario como lo hicieran Pablo Fornel y la Bira Gueye dentro de las diferentes escenas, las que tuvieran una elegante introducción y unos excelentes comentarios reproducidos en off sobre la realización de la obra y que se nos entregara en la primera parte, como esas palmas de compás que sirvieran además para ilustrar unas interesantes proyecciones de imágenes. Todo ello daría paso al descanso y a la interpretación de villancicos flamencos, algunos nuevos y otros de corte tradicionales como los del "ea..ea, hacia Roma camina, el melo...melo, ya viene la Esperanza, visitación de Santa Isabel, a ti Jesús, debajo de la hoja y así es la Navidad", los que contara con esas agradables intervenciones que ejecutaran tanto los solistas como los del coro.

Las aportaciones corrieron a cargo de Paco Lara y Pedro Pimentel en guitarra, Carlos Merino en percusión, Sophía Cuarenghi en el violín flamenco, Lila Horovitz para el contrabajo, Juan Antonio Cabral, laúd, Pepe Torres para los instrumentos de viento y Antonio J. Romero para la percusión oriental. Bulerías de Jerez para un gran fin de fiesta flamenca, la que fuera alegre, divertida y con los 'soniquetes' de San Miguel y Santiago, donde se lucieran con cantes y bailes Eva de Rubichi, las hermanas Barea, Rocío Parrilla, Lidia Hernández, María Martínez, el veterano Zorri, Lourdes Muñoz, Carmen Domínguez, Francisco Casares, Carlos Peña, Israel de Junillorro y la gran familia de los Benítez, donde la Tata Ani estuvo genial con su personal estilo de cante y baile, lo mismo que estuviera la Raquel, el Dín de Jerez, Jesús, María, y el propio protagonista de la obra, Ezequiel Benítez, el que al finalizar el acto pusiera al público de pie con palmas por bulerías.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios