"Paula me da muchos versos diarios para escribir"

Comentarios 0

David está mucho más tranquilo. Todo el mundo lo comenta. La influencia de su esposa, Paula Echevarría, parece estar siendo más que positiva y así lo reconoce. Pero además, su carrera musical también está reportándole muchas satisfacciones. Al filo de la realidad, su más reciente álbum, ha sido Disco de Oro al punto de ponerse en el mercado. La vida le sonríe y él, amable, devuelve ese cariño entregando un trocito de su corazón a cada paso que da. Un gran lujo para los tiempos que corren.

-Da gusto repasar su trayectoria y ver que está haciendo las cosas poquito a poco.

-Empecé fuerte con Operación Triunfo, pero a mí también me ha gustado cómo lo he llevado. He tenido calma y ahora llega mi lanzamiento internacional en un momento en el que me siento mucho más maduro profesional y personalmente, lo que me da fuerzas para afrontar lo que viene.

-Incluso da la sensación de que siempre está aprendiendo. ¿Es así?

-Sí. Cuando piensas que todo lo sabes, se te cierran las puertas a nuevas energías.

-Se mueve entre lo latino y la balada pero, de tener que escoger, ¿con cuál se quedaría?

-Con la balada. Es mi género y es notorio que ahí es donde me encuentro más cómodo y donde mi voz alcanza más registros y colores. A pesar de ello, he encontrado unos ritmos rápidos que me gustan.

-Usted es especialista en hacer posible lo imposible. ¿Me equivoco?

-No, No hay nada imposible sino soluciones por encontrar. Si crees en algo, y trabajas por ello, al final llega.

-Ha conseguido su sueño de triunfar en el mundo del espectáculo, halló el amor... ¿Cómo se hace?

-Con mucho cariño y honestidad. Día a día.

-Hace unas semanas hablé con su esposa y me dijo que, en lo laboral, prefieren ir por separado...

-A mí me ofrecen cameos en las películas y lo veo algo poco serio. Somos muy rectos en el trabajo y queremos hacerlo bien. No me voy a poner a rodar cine y ella a cantar, aunque luego, en casa, yo le dé la réplica de los guiones y Paula interprete conmigo mis canciones.

-¿Quién de los dos es más crítico con el otro a la hora de enjuiciar algo?

-Las chicas son bastante más inteligentes y más sabias y, por tanto, tienen más derecho a ser más críticas. A mí me toca escuchar. Mi mujer me corrige más pero me encanta, soy su primer fan.

-Ha compuesto dos de los temas de Al filo de la realidad, ¿verdad?

-Sí. Como llora mi alma y La locura del amor. Parece que, en este sentido, voy creciendo y al público le gusta mi manera de expresarme. Paula me da muchos versos diarios para escribir. Son temas inspirados en ella.

-Es usted, como se suele decir, un saco de nervios. ¿Cuándo está David Bustamante más tranquilo?

-Al terminar un concierto, si todo ha ido bien, es cuando más me relajo. Antes es mejor no hablarme. Prefiero estar sereno, con una luz tenue, haciendo ejercicios y visualizando lo que, después, va a pasar.

-Y, ya en el escenario, la gente sigue sus letras, le piden autógrafos, se escucha por la radio... ¿Qué sensaciones le provocan estas situaciones?

-Es precioso comprobar cómo algo que imaginas y cueces durante un año coge forma. Supongo que es como cuando eres padre.

-Ya que lo pone en bandeja, ¿cuántas veces a lo largo de una jornada le preguntan lo de la paternidad?

-(Risas). ¿Como unas 113.000? (Risas). Más adelante. ¡Ahora no va a ser!

-Ha vivido muchos momentos hermosos en estos años. Echando la vista atrás, ¿con qué imagen se quedaría?

-Una de ellas, el 22 de julio de 2006, cuando contraje matrimonio... Cuando quedé entre los tres finalistas de OT, mi primer concierto en mi pueblo, San Vicente de la Barquera...

-¿Todavía le quedan sueños por cumplir?

-Muchos. Mantenerme y conseguir una trayectoria de mucho tiempo y tener la sensación de haberlo hecho bien siendo buena gente.

Etiquetas

más noticias de OCIO Y CULTURA Ir a la sección Ocio y Cultura »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios