Arte hoy

Pinceladas y figuraciones

Más de mil millones de rayas superando a los planetas: dibujos, fotografías y muchas rayas. Un trabajo con un profundo sentido de la geometría al que traslada su particular visión sobre el valor ético del arte es la nueva obra que el pintor jienense José Miguel López Chico lleva a la galería Sandunga.

Después de Refugios y Nicht sehenswert, el artista dice seguir en la misma 'línea'. No ha notado una evolución clara en el estilo de sus dibujos pero sí una diferencia en cuanto a la temática que protagoniza sus cuadros. Actualmente le sobrelleva una preocupación por los valores clásicos del arte, donde defiende que se sigue rigiendo por los mismos ideales. Por ello, Chico López se lanza a plantear preguntas a través de sus obras en las que pone en duda la "evolución" en el arte contemporáneo. Se trata de un artista muy atrevido, irónico y con un fuerte sentido del humor. Un provocador en toda regla que somete su obra a un grado de tensión para generar la duda o reflexión en el espectador. Hoy en día "es más fácil provocar con la firma de Picasso que con la imagen de una mujer desnuda", considera el artista con respecto a la realidades que se viven en la actualidad, donde "las masacres y los desnudos" son la actualidad de los telediarios.

Las firmas de importantes figuras del arte contemporáneo como Picasso o Dalí las inserta en dos piezas de la colección para conseguir la atención del visitante, aunque al parecer se trate de un juego presuntuoso que "roza la frivolidad".

"Más rayas que las que se metían Los Planetas" frivoliza Chico López al poner el título de su exposición, en la que millones de rayas conforman imágenes que contraponen lo abstracto con la figuración. Un mecanismo donde la geometría es la matriz de la creación y representa el mundo subjetivo en la obra generando un contrapunto con las imágenes reales. "Todo lo que pensamos es individual y abstracto", afirma Chico López, cuya idea representa a base de pinceladas geométricas que recorren todo el cuadro y que se yuxtaponen con fotografías que ayudan a situar la temática de la obra.

El trabajo del artista es fruto de un proceso de varias fases de elaboración. A partir de una sesión de fotografías de figuras, escenas urbanas y objetos selecciona las imágenes que convierte en dibujos y hace una combinación con elementos geométricos que diseña a través de medios digitales. Después de dibujar las imágenes con lápices de grafito ayudado por unas plantillas, que realiza a base de cintas adhesivas, imprime siluetas y formas sobre tablas de melamina. La técnica que sigue es una superposición de imágenes y de trazos que unos sobre otros van creando más o menos intensidad. Son dibujos que a pesar de estar construidos con procesos actuales de las nuevas tecnologías guardan algo de artesanal. "Es un trabajo arduo y complejo que conlleva muchas horas de dedicación", explica Chico. "A pesar de no estar muy de acuerdo con los trabajos puramente digitales no los desprecio".

Más de mil millones de rayas superando a los planetas es una colección de nueve piezas: cuatro de grandes dimensiones, otras medianas y una suite de cuadros pequeños de forma libre en la que juega con temas enigmáticos, irónicos y divertidos en busca de una relación cercana con el espectador. Destacan en la obra los conceptos que preocupan al pintor en el ámbito artístico en relación con la vida real. Como Dios manda es una de las piezas que integra la muestra que intenta explicar lo que se tiene por costumbre de hacer, idea que traslada con la imagen de una persona en postura de árbol.

Con estudios en la Facultad de Bellas Artes de Granada, numerosas exposiciones y premios a sus espaldas, Chico López presenta esta muestra que reúne una obra figurativa y que se podrá visitar hasta el mes de enero, que forma parte de un proyecto que expondrá próximamente en el Instituto de América de Santa Fe. Actualmente el artista se encuentra en un momento muy "dulce" de su carrera, según palabras de Emilio Almagro, director de la sala de exposiciones Sandunga. "Sus obras están formando parte de colecciones importantes del país, como la de la Universidad Juan Carlos I o la colección Iniciarte de la Junta de Andalucía. Fundaciones como la de Coca-Cola o el Centro de Arte Contemporáneo de Málaga han comprado piezas de grandes dimensiones de su trabajo". Esto marca una inflexión en su obra y se sitúa como un artista sólido y de gran alcance en el panorama español.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios