Profesores y alumnos de Arte Dramático se citan en Málaga

  • La Junta de Andalucía inauguró ayer en el Conservatorio de Música de El Ejido el primer Festival de Escuelas y Centros Superiores de Interpretación de España

Por los pasillos del Conservatorio Superior de Música de El Ejido se palpaba ayer la excitación propia de cualquier estreno. Profesorado y alumnos de la Escuela Superior de Arte Dramático de Málaga (ESAD Málaga) se preparaban para dar la bienvenida a compañeros de once provincias distintas ilusionados ante el primer encuentro de este tipo que se celebra con carácter nacional. Málaga ha sido la ciudad elegida como sede y organizadora de un festival que durante cuatro días pretende erigirse hervidero de experiencias y escaparate del trabajo que se realiza en las aulas.

A la una de la tarde el viceconsejero de Educación de la Junta de Andalucía, Sebastián Cano, el delegado de Educación, José Nieto y la directora del ESAD Málaga, Mercedes Cosme, inauguraron oficialmente las jornadas, mientras al otro lado del auditorio continuaba el ir y venir de alumnos.

"Este es el momento cero de un evento muy importante que se ha hecho posible gracias a dos elementos fundamentales: inexperiencia e ilusión", expresaba Nieto. El delegado de Educación quiso hacer hincapié en el término farsa como símbolo de una profesión donde paradójicamente prima "la autenticidad", matizó. "No hay nada más verdadero que el teatro", aclaró. Centros de interpretación de Madrid, Córdoba, Sevilla, Valladolid, Barcelona, Murcia, Asturias, Valencia, Islas Baleares y Canarias participarán hasta el domingo en esta cita con la formación escénica. Esther Sáez y y Miguel Ángel García, profesores de Expresión Corporal fueron de los primeros en llegar junto a 14 de sus alumnos. "Para ellos es una oportunidad de poder enseñar su trabajo a otros compañeros, ya que las obras que preparan no entran en los circuitos profesionales ni en los amateurs", señalaba García al tiempo que recalcaba la palabra "cohesión" como eje de esta convocatoria.

Sebastián Cano aprovechó la ocasión para recordar la construcción de una nueva sede de la ESAD Málaga en Teatinos, cuyas obras finalizarán en dos años " y que aportará mayor calidad a estas enseñanzas", puntualizó.

Como colofón a esta puesta de largo, los alumnos de Málaga llevaban a escena Pito, pito gorgorito, un trabajo de fin de curso en forma de happening e ideado como denuncia de los niños soldados. Sobre las tablas, diferentes escenas delataban los abusos más allá del primer mundo. Por la tarde, le tocaría el turno a Sófocles y Elektra en manos, de nuevo, de los alumnos anfitriones.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios