Rocío Molina abre en febrero el ciclo 'Flamenco viene del sur'

  • El Teatro Cánovas acogerá hasta el 14 de mayo un total de nueve espectáculos dentro de una edición que apuesta por los montajes basados en el baile

Comentarios 0

Que no haya sido reconocido como Patrimonio de la Humanidad no quiere decir que el flamenco no sea a estas alturas un lenguaje universal, un arte que la Consejería de Cultura de la Junta pretende llevar al mayor número posible de aficionados. Por ello programa cada año el ciclo Flamenco viene del sur. Esta cita comienza su edición 2008 en Málaga con el espectáculo Mujeres, en el que se reúnen las bailaoras Merche Esmeralda, Belén Maya y la malagueña Rocío Molina. Esta última hará doblete en un programa protagonizado por el baile y que incluye también las actuaciones de la Compañía Manuela Carrasco, Paco Cepero, La Moneta y El Lebrijano, entre otros.

A partir del próximo día 6 de febrero el Teatro Cánovas será la sede del ciclo que quiere reunir a jóvenes valores y a artistas consagrados. "Es justo que sea así porque lo nuevo debe alimentarse de la tradición para no correr el riesgo de perder sus vínculos con el pasado, con sus raíces, y terminar desnaturalizándose", comentan los responsables del programa. El cante estará representado por El Lebrijano, que presenta Antología. El artista de Lebrija se mueve desde los pilares del flamenco fundacional aunque asume el riesgo de las novedades y los acercamientos a otras músicas. Su espectáculo cerrará el 14 de mayo Flamenco viene del sur.

Otro veterano de las tablas, Paco Cepero, pondrá a disposición del público su maestría a la guitarra. Discípulo de Javier Molina y Rafael del Águila, este exponente clásico del toque jerezano traerá a Málaga el 26 de marzo Abolengo, trabajo con el que Cepero celebra su medio siglo de trayectoria.

En cuanto al baile, "se apuesta decididamente por la novedad", apuntan desde la organización. El cartel lo forman algunas obras recién estrenadas como Kahlo Caló, del bailaor Amador Rojas, El Indiano, del Ballet Flamenco David Morales, y Mujeres junto a otras que se pudieron ver en los escenarios en 2007, como De entre la luna y los hombres de Fuensanta La Moneta y Serenata andaluza.

Tres generaciones de baile con sus tres formas de concebirlo se fusionan en Mujeres, un montaje que dirige Mario Maya y en el que combina la elegancia y delicadeza de Merche Esmeralda con la imaginación y la libertad creadora de Belén Maya y el baile sofisticado y lleno de matices de la joven Rocío Molina. La malagueña estrenó Almario (en el Cánovas el 16 de abril) en el Festival de Jerez del pasado año. La obra es, según los programadores, un juego de formas, colores y texturas, en la que la bailaora representa su concepción del taranto, la seguiriya, el garrotín, la soleá y la fiesta.

La Compañía Manuela Carrasco trae a la ciudad Romalí, un encuentro entre su particular concepción del baile flamenco gitano y la danza hindú. En Frida Kahlo se inspira el sevillano Amador Rojas para su Kahlo Caló, obra que pone sobre el escenario una versión sorprendente y hasta ahora inédita de la genial y descarnada pintora mexicana en el centenario de su nacimiento. El Indiano, de David Morales, cuenta con la colaboración especial de Javier Ruibal y la bailaora Rosario Toledo para hacer una comparación entre los bailes de aquí y los tradicionales de tierras americanas.

Fuensanta La Moneta es otro de los jóvenes valores que demostrará en Málaga toda su fuerza en una obra que disfruta de su presencia desde el inicio a la caída del telón.

Etiquetas

más noticias de OCIO Y CULTURA Ir a la sección Ocio y Cultura »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios