Música hoy

Salón de Rock

Comentarios 0

Lagartija Nick hizo estallar anoche el Paseo del Salón. La banda punk granadina, que ya arrasó hace unos días en la sala El Tren con lo que iba a ser el cierre de la gira de presentación de su último disco, El shock de Leia, demostró ayer que es una de las formaciones más poderosas del panorama español. Y lo hizo encima de la plataforma de un autobús de la empresa Rober. Lagartija Nick y los también granadinos PPM participaban con el concierto en una curiosa iniciativa: la promoción del Credibus del Transporte Urbano de Granada. A cambio del canje de dos comprobantes del bonobús, Rober regala un CD con canciones de 16 grupos granadinos. Ese concierto de promoción sirvió para que Lagartija Nick se convirtiesen en profetas en su tierra.

"A mí la idea de promocionar a los grupos granadinos a cambio del uso del bonobús me parece genial", comentaba Antonio Arias, líder de la banda. "Es una iniciativa muy original y muy granadina. Cuando nos ofrecieron tocar encima de un autobús en el Paseo del Salón, no nos lo pensamos dos veces. Nos recordaba a los viejos tiempos, cuando en el Salón, en pleno centro de Granada, tocaban los grupos de rock. Nos sentimos como los U2 cuando ofrecieron un concierto sobre un autobús o como los Rolling Stones cuando tocaron Brown sugar sobre un camión que iba recorriendo la Quinta Avenida de Nueva York".

Para promocionar la venta del bonobús, Rober inició el pasado noviembre una campaña bastante curiosa: la del apoyo a los grupos de pop y rock locales. Para ello, ha editado un CD con 16 bandas granadinas que regala si se entregan los comprobantes de dos bonobús. En principio, ha editado 9.000 CD's. Los derechos de autor van a parar a los grupos que participan en el proyecto.

La actuación de anoche era la fiesta de presentación de esta iniciativa. Y los PPM y Lagartija Nick estuvieron a la altura de las circunstancias a pesar de los problemas de sonido que se mantuvieron durante toda la noche. Allí, subidos en lo más alto de un autobús de plataforma, los PPM caldearon el ambiente con su punk ramoniano y sus canciones de siempre.

Los PPM son ya unos clásicos. Se han hecho famosos por las pegatinas que sus miembros dejan allá por donde van y que han aparecido incluso en Nueva York o en las películas de Pedro Almodóvar. La banda granadina se mostró potente y llena de fuerza y entrega. Sonó contundente, elegante, poderosa. Desplegó un repertorio que fue atrayendo a cada vez más curiosos que paseaban por el centro de Granada y que pronto empezaron a llenar el recinto del Salón, junto a la Fuente de las Granadas.

La banda, que tiene mucha más reputación fuera de España que en su propio país (se han codeado con el líder de The Dictators o con D.D. Ramone, entre otros, y sus giras internacionales por el resto de Europa siempre tienen una tremenda acogida) demostró anoche cuál es su poderío y por qué es tan apreciada en cualquier sitio que toca. Fue el primer acto de una noche que se antojaba explosiva.

Y en esto llegaron los Lagartija Nick. Nada más arrancar con el primer tema de la noche, Estratosfera, ya hicieron presentir un torrente de señorío musical. La conjunción Antonio Arias (que ha abandonado el segundo bajo para hacer con la guitarra) Erick Jiménez, Lorena Enjuto y Víctor Lapido (además del apoyo de un teclado) es perfecta. El grupo sonó como un volcán en plena erupción mientras iba desgranando los principales temas de su último disco y recordando algunos clásicos como No lo puedes ver o La curva de las cosas.

Canciones como Contar lo que no puedes contar, 20 versiones, Carmen Celeste o Lo imprevisto hicieron que rápidamente el público se fuese entregando en tan extraño como peculiar concierto. La banda fue entrando cada vez más en un tanque sonoro que terminó con el estallido de Hipnosis. Rober se hizo anoche punk. Venderá más bonobús.

Etiquetas

más noticias de OCIO Y CULTURA Ir a la sección Ocio y Cultura »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios