Vacaciones en Luxor

Comentarios 0

El presidente francés, Nicolás Sarkozy, y su nueva novia, la ex modelo y cantante italiana Carla Bruni, llegaron de la mano al Old Winter Palace, un hotel de lujo en Luxor, Egipto, para una visita privada.

Vestido de traje oscuro y camisa blanca, Sarkozy y su acompañante llegaron poco después del mediodía a esta ciudad-museo a 700 kilómetros de El Cairo y subieron las escalinatas del hotel de la mano. Ella vestía pantalón y chaqueta negros y gafas de sol. Sarkozy, de 52 años, y Bruni, de 39 años, llegaron a El Cairo a bordo de un avión Falcon 900, propiedad de un amigo del presidente, Vincent Bolloré, el mismo que le un yate para una escapada a la isla de Malta tras ser elegido jefe de Estado en mayo.

Este viaje a Malta causó problemas en Francia, donde la oposición acusó a Sarkozy de estar próximo a los hombres de negocios. El presidente francés debería ocupar una de las seis suites de un hotel de cinco estrellas cuyo precio sobrepasa los 1.100 dólares la noche. La pareja se dejó fotografiar por primera vez el 15 de diciembre en el parque Disneyland-París.

Aunque las Fuerzas del Orden permanecían discretas en vísperas de la llegada de Sarkozy a Egipto, estaban alerta. Varios fotógrafos alquilaron habitaciones en Luxor para obtener fotos de Sarkozy, cuyo divorcio de su esposa Cecilia fue anunciado oficialmente el 18 de octubre.

El ministro egipcio de Cultura, Faruk Hosni, candidato al cargo de director de la Unesco, les hizo de guía por una ciudad museo en la que se halla, entre otras maravillas, el templo de Karnak.

El presidente francés y su comitiva -entre éstos uno de sus hijos y su novia- viajarán mañana por la tarde a Charm el Cheij, la gran localidad turística a orillas del Mar Rojo, en el extremo sur del Sinaí. Allí se les sumará el ministro de Relaciones Exteriores de Francia, Bernard Kouchner, quien llegó a Egipto el lunes por la tarde, según la agencia oficial Mena, acompañado por su pareja, Christine Ockrent.

Pese a copar portadas y centrar las conversaciones de café, los franceses estiman que la relación entre su presidente y Bruni es un "asunto privado", según un sondeo publicado por el diario Le Journal du dimanche. El 89 por ciento de los franceses opina que esta historia de amor sólo incumbe a sus protagonistas. El 86 por ciento afirma que la imagen de su presidente no ha cambiado y 11 asegura que su opinión sobre Sarkozy se ha deteriorado.

Etiquetas

más noticias de OCIO Y CULTURA Ir a la sección Ocio y Cultura »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios