Las dialécticas de Mensua

  • Xisco Mensua exhibe hasta el 28 de febrero en Alfredo Viñas una muestra de óleos, dibujos y 'collages' donde trabaja conceptos dialécticos como el de erotismo-muerte

Comentarios 0

En primer lugar, he de decir que este Mensua me parece un pintor mucho más intenso y directo que el que tuvimos la oportunidad de ver en Viñas hace más de tres años. Mensua ha simplificado la articulación de sus piezas reduciendo a dos -a lo sumo a cuatro- los motivos o escenas representados, de manera que dialoguen completando/complejizando su sentido y arrojando lecturas y relaciones. Esto supone una variación significativa respecto a su composición prototípica, ya que desarrollaba la idea de palimpsesto, esto es, la superficie pictórica como una suma compleja de apuntes de diversa índole y procedencia que contenían, ocultos e interrelacionados, una serie de potentes relatos a desentrañar por el espectador/lector.

Algunos de ellos aún los explora, como la muerte leit motiv en su trayectoria, que en esta ocasión desemboca en la prolija y afortunada dialéctica erotismo-muerte. Subyacen también otros conceptos dialécticos como deseo-culpa, virtud-vicio, o dignidad-castigo; en definitiva, estadios paroxísticos y modelos de actitud humana que, en escenas reducidas y yuxtaponiendo imágenes, permiten al pintor ganar en elocuencia sin necesidad de descender la complejidad de sus reflexiones.

Mensua se muestra como un autor que opera con la cultura y con la historia del arte mediante el conocimiento y citas' de signos y obras para generar subversiones (muchas de ellas irónicas); rehacer las lecturas de tan egregios restos artísticos contaminándolos entre sí o con imágenes cotidianas; o enfatizar y hacer más descarnados los mensajes que idearon los maestros, ofreciéndonos sarcásticas y cáusticas imágenes que hacen aflorar ideas latentes, haciendo, por ejemplo, al Vicio o a la Magdalena imágenes absolutamente obscenas y despojadas de eufemismos.

Mensua mantiene su estilo gráfico y dibujístico, sin embargo, y gracias a esta presentación dialéctica y dual de motivos e imágenes que representan conceptos, alterna su pintura dibujada con otra con más carga pictórica y fotocopias adheridas (cuadros dentro del cuadro): imágenes cotidianas basadas, como si de un tableau vivant se tratara, en las obras de maestros antiguos con las que comparten superficie y diálogo. Irónica y atractiva traslación de la imagen artística a una paráfrasis doméstica.

Por último, señalaré la correspondencia de Mensua con Georges Bataille. Muchas de estas imágenes fueron tomadas por Bataille para su texto Las lágrimas de Eros (Baldung, Spranger, Balthus, Tintoretto) lo cual, unido al erotismo -tema indisoluble al autor francés- o las citas a los Klossowsky, que abundan en esta muestra, ilustrarían cierta inspiración o, al menos, un casual lugar común.

Etiquetas

más noticias de OCIO Y CULTURA Ir a la sección Ocio y Cultura »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios