"Cuando una mujer hace cine, rompe los estereotipos"

  • Tras dirigir su primera película, 'Miguel y William', basada en la relación de Cervantes y Shakespeare, ahora escribe el guión de un nuevo filme, 'Rivales', dirigida por Colomo

Inés París acaba de terminar el guión de Rivales, una película en la que ha trabajado con Joaquín Oristrell y que dirige Fernando Colomo. En esta ocasión, la realizadora y guionista presenta una road movie, comedia ácida e irónica sobre relaciones que obedecen más "a la ley de la selva que a otra cosa".

-El año pasado se estrenaron 144 películas y sólo siete estaban dirigidas por mujeres. ¿Qué es lo que ocurre para que todavía hoy haya tanto desequilibrio?

-Por un lado, vivimos en el ámbito de la creación audiovisual en un mundo que es casi exclusivamente masculino. Cuando eso ocurre, cuando los que conceden las ayudas en los ministerios, los que deciden qué películas se apoyan desde la televisión comprando los derechos o coproduciendo siguen siendo hombres, se produce un filtro en el que a las mujeres les resulta muy difícil entrar. Por otro lado, también ocurre que las profesiones de director de cine, productor, realizador o guionista son muy difíciles para las mujeres, porque tienen que compatibilizarlas con una vida cotidiana normal y las mujeres tendemos a priorizar esta última. Además, son profesiones que exigen un conocimiento técnico importante, y en esas cosas las mujeres suelen quedar excluidas. Por último, precisan enormes capacidades de liderazgo, y todavía a las mujeres se nos educa de una manera tan autocrítica que tendemos a que nos resulte enormemente difícil sacar un proyecto propio contra viento y marea.

-O sea, que es cúmulo de circunstancias que perpetúa un poco el sistema.

-Claro. Por ejemplo, los jurados de guión están dominados por hombres, y hay muchas historias de temáticas de mujer que no les parecen interesantes porque no las entienden, porque no las han vivido, porque no las comparten...

-La mujer, ¿qué mirada aporta ahora al universo del cine?

-Yo creo que no hay una mirada exclusivamente femenina. Es peligroso decir en qué consiste lo femenino, porque tanto éste como el masculino son roles estereotipados en nuestra sociedad. Cuando una mujer rueda una película lo que hace es precisamente romper los estereotipos y presenta en general unos personajes mucho más complejos, ambiguos, especiales o extravagantes que no responden a los lugares comunes.

-Distinguir entre cine o literatura hecho por mujeres o por hombres, ¿no le hace un flaco favor a la igualdad que se pretende?

-Le hace un flaco favor, lo que sí se puede distinguir es entre un cine o una televisión que reproduce una ideología patriarcal (también hay mujeres machistas) y el que no. Es injusto que haya unos roles marcados por el simple hecho de nacer hombre o mujer. El hecho es que las posibilidades y capacidades no son exclusivamente las que nos han ordenado que sean en función del sexo.

-Se dice que el problema del cine español no está en la creatividad, porque ésta sí hay. ¿Qué hay que mejorar?

-El problema del cine español es el problema de una industria muy débil, porque lo que no existe es la mentalidad de que a nivel político y social se defienda un cine propio. Así como países como Francia defienden su cine porque es su forma de ver el mundo, sus historias, su identidad, nosotros no tenemos esa percepción. Hemos permitido que nuestro cine y nuestra televisión estén dominadas por historias que vienen de fuera. Lo que hay que hacer es transformar eso.

-¿Eso lo compensará la ley del cine con la polémica cuota de cine español?

-Absolutamente. Hay que buscar medidas que defiendan nuestro cine; al tiempo que se hace eso, intentar que los exhibidores no pierdan dinero. Esto se conseguiría, por ejemplo, en el momento en que los medios de comunicación dieran tanta publicidad al cine español como la que le están dando gratuitamente al norteamericano. Que haya un cine nacional tiene que ser un hecho que atraiga, no que espante al espectador. En una encuesta que ha hecho el Ministerio de Cultura se revela que el público valora con un 6.9 el cine norteamericano y con un 6.7 el español; así que estamos muy cerca. Cuando la gente va a ver nuestras películas le gustan, el problema es que no entra. Creamos un cine muy bueno y muy positivo.

-¿Qué hace que una historia funcione en la gran pantalla?

-Eso es imposible de saber, porque es un misterio. Para mí, una buena historia tiene que ser original y, por otro lado, enlazar con los problemas o intereses que preocupan en ese momento. Esta mezcla de comunicabilidad y novedad engancha. Luego está la emoción. Creo que el cine no existe sin emoción, sin provocar la risa o el llanto. O también puede provocar el pensamiento.

-¿Existen algunos rasgos identificativos del cine español?

-No, el cine español tiene multitud de directores e historias distintas. En España, afortunadamente, ahora mismo se hace todo tipo de cine.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios