"Las mujeres arriesgamos más"

  • El Teatro Alhambra vuelve a abrir sus puertas tras casi tres años cerrado con la actuación de la bailaroa granadina Eva Yerbabuena, que presenta esta noche y mañana su espectáculo 'A cuatro voces'

Comentarios 0

Estuvo años sin pisar un escenario en Granada. Ahora vuelve por segunda vez en menos de seis meses y actuará en el próximo Festival de Música y Danza en el Generalife. ¿Reconciliación? Para Eva Yerbabuena, a veces es mejor espaciar las actuaciones para que el público "no se harte".

-Estrenó la programación del 150 aniversario del Teatro de la Zarzuela y ahora estrena la nueva etapa del Teatro Alhambra...

-Para un artista, aunque parezca que no, es algo emocionante. Cuando un artista entra a un teatro hay una energía ahí que te hace preguntarte quién ha pasado por allí. Es una responsabilidad que cuenten contigo para esta clase de cosas aunque te puede causar cientos miedos o angustias. Casi diría que me ha tocado la lotería.

-¿Reconciliada con su ciudad?

-Como decía mi abuelo, guarda para cuando no tengas. Pero yo nunca me he quejado. A veces uno piensa que no es bueno actuar tanto para que no se harten.

-Pero en Sevilla actúa cada añoý

-Bueno, cada dos años vamos con la Bienal, con el ciclo de El Monte o en La Maestranza. Hay sitios donde quieren que estés siempre y otros en los que se tarda más.

-¿Cómo fue su reencuentro en mayo con Granada cuando presentó 'Santo y Seña'?

-Fue mágico. Sentí algo muy especial, no sé si el calor de la gente o si saber que estaban los amigos de toda la vida que cuando vuelves siguen ahí.

-Entre los olés se escuchaban voces de amigos como Tatiana Garrido, Francisco Manuel Díaz...

-Sí, cuando eso surge se nota la complicidad entre artista y espectador. Es ahí cuando aparece el duende.

-El cantaor Miguel Poveda, que estuvo en el estreno, se cae del cartel...

-Es que tiene una agenda repletísima. Pero no va a pasar mucho tiempo para que estemos juntos de nuevo en el escenario.

-¿Qué matices tiene 'A cuatro voces', un espectáculo inspirado en la vida y obra de Lorca, Aleixandre, Miguel Hernández y Blas de Otero?

-En el momento de su creación fue un espectáculo muy enriquecedor en todos los sentidos porque nos pudimos empapar de sus biografías, leer sus poemasý Fue muy emotivo, muy profundo. El espectáculo tiene mucha hondura, es muy austero. Buscábamos un calificativo para definir el conjunto de estos poetas y encontramos la perfección, la inspiración, la fortaleza y el compromiso.

-Félix Grande decía que la obra de Lorca era decididamente una seguiriya. ¿Qué le sugirieron estos cuatro poetas?

-Lorca es pura inspiración, es abrir la imaginación y crear un mundo. En el caso de Lorca hay un tema que él escribió, Asesinato, que es una pura conversación con él. Lorca, a través del flamenco, vive a compás de tientos y bulerías.

-Muchos hablan de la tristeza dulce de Blas de Otero. Para muchos, este concepto define en buena parte su manera de bailarý

-Yo creo que depende la forma de ser una persona, de sus compromisos, de sus inspiraciones, de lo que buscaý

-La Moneta presentó un espectáculo hace semanas que, de cierta manera, parece inspirado en su concepto escenográfico. ¿Se siente un modelo para los jóvenes?

-Es una responsabilidad y un orgullo saber que la gente te tiene en el punto de mira. Pero no a tí personalmente, sino al artista, a su forma de hacer las cosas. Y eso lo mismo te da una gran satisfacción que no te deja dormir. Es lo que te lleva es a ser honesta, a hacer las cosas porque tú realmente tienes esa inquietud y no porque nadie te diga qué tienes que hacer.

-Hubo un tiempo en el que se habló de que algunos bailaores era 'karatekas'. Ahora también se habla de que, en algunas coreografías, parecen actores de cine mudo. Usted fue de las primeras en hacer de la austeridad su santo y seña, sin pretender ser Katherine Hepburný

-Uno interpreta con un medio de lenguaje que tiene un nombre y que se llama flamenco. Esta perspectiva no hay que perderla nunca, por eso nos diferenciamos de otras artes. El flamenco es un hilo conductor en el que se cuentan cosas a través de tu cuerpo.

-Los flamencos suelen ser desmesurados dentro y fuera del escenario.

-Hay gente que para mí tiene un concepto equivocado. Lo más difícil es encontrar el equilibrio, pero no sólo en el escenario. Hay que encontrar tu centro, y esta es la carrera más dura. Porque trasnoche no voy a ser más flamenca. Yo, a lo mejor en vez de hacer cosas que no apetecen, busco nuevas formas y expresiones en libros que me gustan.

-¿Por qué de un tiempo a esta parte son las mujeres las que marcan la pauta en el baile flamenco?

-Mujeres al poder. Quizás es verdad pero no tengo una respuesta para eso. No sé si es miedo a la hora de arriesgar o comprometerse. Es verdad que parece que las mujeres exponen más, se arriesgan. Hay más mujeres que hombres, es cierto.

-También es la mujer la que está ahondando en el baile flamenco como danza, como disciplina escénicaý

-Puede ser el miedo. Hay gente por ahí que de aquí a un tiempo puede ir en esta onda. Israel Galván ya está arriesgando y sigue creando su propia personalidad y sus propias formas. Pero a la juventud hay que darles tiempo a que tengan confianza en ellos mismos.

-Usted no podría ya volver a actuar en un festival de verano...

-Yo soy de las personas a las que no les gusta decir nunca... 'de ese agua no voy a beber'.

Etiquetas

más noticias de OCIO Y CULTURA Ir a la sección Ocio y Cultura »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios