Los niños exigen ver a sus títeres en el Zaidín

  • La suspensión de 'Vamos al teatro' origina una manifestación

Cerca de cien personas, títeres en mano, se congregaron ayer a las puertas del Ayuntamiento de Granada para protestar por la suspensión del programa Vamos al Teatro, que se desarrollaba en el teatro del Centro Cívico del Zaidín, organizado por el Patronato Municipal de Educación Infantil. Los jóvenes y sus padres, banderola y guiñol en mano, consiguieron concitar el interés de los transeúntes que paseaban por la Plaza del Carmen.

"El programa", según el manifiesto de los congregados, "contaba con un gran número de sesiones dirigidas a los centros escolares, y otras a las familias, y constituía prácticamente la única oferta de espectáculos teatrales dirigidos a la infancia que había en nuestra ciudad". Éste era su sexto año de funcionamiento y continuaba el programa anterior Abecedaria de 7 años más de antigüedad.

"Una tradición de 13 años de asistencia al teatro de las escuelas y familias de la ciudad de Granada que queda interrumpida", prosigue el manifiesto.

Este programa, cuya asistencia ha oscilado según los años entre 11.000 y 20.000 niñas y niños, en una media de 70 sesiones teatrales por año, y en el que participaban el noventa por ciento de los colegios del municipio de Granada, desaparece "de un plumazo" a mitad del programa del curso 2007-08. Así, "el Ayuntamiento se desentiende una vez más de aquellos que son sus grandes olvidados, la infancia", denuncian.

Con los títeres de la 'discordia' en la mano, las familias y las niñas y niños exigieron la continuidad de este programa de teatro pensado para los más pequeños de esta ciudad, de "gran calidad y extensión". La manifestación estuvo convocada por un grupo de familias asistentes habituales a las sesiones familiares que han visto como "de la noche a la mañana nos hemos quedado sin esta posibilidad".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios