Los palacios nazaríes según el pincel de Miguel Rodríguez Acosta

  • La Alhambra presenta el cuaderno de dibujos con textos de Muñoz Molina

Mirar la Alhambra con los ojos de Miguel Rodríguez Acosta y percibirla a través de las palabras de Antonio Muñoz Molina. Esos son los atractivos del último libro editado por el Patronato de la Alhambra y el Generalife, una cuidada obra compuesta por dos volúmenes, cada uno correspondiente a un artista.

La Alhambra. Cuadernos de Dibujos de Miguel Rodríguez Acosta es el título de la obra, una edición facsímil del cuaderno del pintor granadino acompañada por un libro en el que el escritor jienense se inspira en el poema en el que Jorge Luis Borges cuenta su segunda visita a la Alhambra, estando ya ciego. El resultado es una obra sensorial que dibuja la Alhambra con los cinco sentidos.

Fue el cuaderno de dibujos de Miguel Rodríguez Acosta sobre Venecia el que impulsó a la delegada del Gobierno de Granada, Teresa Jiménez, a implicarse en este proyecto. Jiménez comentó ayer, durante la presentación de la obra en el Palacio de Carlos V, que ella descubrió la ciudad italiana por los ojos de Miguel Rodríguez Acosta: "Yo recorrí Venecia durante un viaje sin poder desprenderme del cuaderno. Desde entonces empecé a vivir con el desasosiego de que la Alhambra merecía también un volumen así".

"Cuando le hice la propuesta a Miguel Ángel Rodríguez él se había anticipado ya", señaló Torres, quien afirmó que los "tres o cuatro años que ha tardado en gestarse el cuaderno" ha sido "una etapa vivida desde la complicidad". Durante ese tiempo logró transmitir su entusiasmo por el proyecto a la Consejera de Cultura, Rosa Torres, y a la directora del Patronato de la Alhambra y el Generalife, María del Mar Villafranca, por lo que el pintor calificó ayer la iniciativa como "una especie de confabulación de mujeres".

Teresa Jiménez también hizo hincapié en que la colaboración de Muñoz Molina nació casi desde el mismo comienzo de la idea. "Cuando lo llamé para ver si le podía divertir hacer algo aceptó inmediatamente", aseguró el pintor, quien añadió que "no sólo cumplió maravillosamente sino que creó un texto de una belleza increíble".

El escritor jienense, que participó en el acto mediante una videoconferencia, también tuvo palabras de elogio para los dibujos del pintor, que "tienen el don de captar con unos materiales tan frágiles como el papel o el lápiz una obra tan mágico como la Alhambra".

Antonio Muñoz Molina, que ayer por la mañana se encontraba ya en su casa de Madrid, destacó que "escribir sobre la Alhambra desde un cuarto de Nueva York requiere cierto ejercicio de imaginación". El ejercicio prácticamente inverso fue el que tuvo que realizar Miguel Rodríguez Acosta, que coincide con el escritor en que "el dibujo es un acto de la memoria", porque ha tenido que "hacer un esfuerzo para volver a ver la Alhambra como si no la conociese".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios