"El personaje de Julieta tiene mucho que ver conmigo"

  • La cantante sanluqueña interpreta por primera vez en su carrera el papel del apasionado personaje de Shakespeare

Julieta y Ruth. Dos mujeres unidas por el canto y por la universal historia de amor que se representa el jueves y el sábado sobre las tablas del Teatro Villamarta. La soprano nacida en Sanlúcar de Barrameda afirma estar encantada con poder interpretar a la amada de Romeo. Por delante, más de tres horas de música que compuso el francés Charles Gounod.

-Teniendo en cuenta que debuta en este rol de Julieta, ¿qué le aporta el papel y qué aporta usted al papel?

-Este es un personaje muy rico, que evoluciona muchísimo a lo largo de la ópera. Es una niña que se supone que tiene catorce años, pero que tiene muchísimas ganas de sentir, de vivir, y no de casarse como todas las niñas y llevar una vida como la de todas las demás mujeres de la época. De hecho, al enamorarse de Romeo es la que lleva la iniciativa todo el tiempo. Ella es la que origina toda la historia de amor y tiene el coraje al final de hacer lo que hace.

-¿Y su aportación?

-Supongo que juventud. Intento hacerlo muy fresco, pero es muy dramático. Hay que tener en cuenta que es la primera vez que me 'muero' sobre el escenario (risas).

-¿Su primera vez?

-Sí, fíjate la de cosas que he cantado. Con 'La flauta mágica' lo intenté', pero los tres niños que salen no me dejaban. Esta vez logro bajar el puñal.

-¿Se encuentra bien en el papel? ¿Le aporta su granito de arena?

-Es que me lo piden. Tanto el director de escena como el musical. Quiero descubrir cosas desde la primera escena. Cuando empiezan a sonar los instrumentos, al principio, ella se emociona y quiere participar de todo eso, compartirlo. Ella no tiene miedo a sentir.

-¿Tiene usted algo que ver con Julieta?

-Mucho, mucho. Yo en general trato de buscar siempre en mí parte del personaje. Pero Julieta en particular es sincera, espontánea.

-¿Cuáles son las mayores dificultades a las que se enfrenta en la preparación del papel?

-Supongo que lo más complicado es el plano vocal. Tiene dos arias que son especialmente difíciles, y parecen escritas para dos sopranos diferentes. La primera aria es un poco más ligera, y la segunda es más dramática, tiene mucho más peso y hay que trabajarla más. De hecho, en la mayoría de las producciones esta aria se corta, no se canta.

-Sobre eso quería preguntarle. Se toma como costumbre el corte de determinadas partes de la ópera...

-En el tiempo en que se escribieron y se estrenaron, los propios autores adecuaban la función dependiendo de quiénes la cantaban. A veces lo adaptaban según los artistas. Hay que adaptarse siempre.

-¿Cree que 'Romeo y Julieta' es paradigma del resto de óperas que giran en torno al amor, o hay otras que igualmente exponen la pasión tan descarnadamente?

-Me parece una de las historias de amor más tristes que existen. Son dos jóvenes que están en la flor de la vida... Es la obra de Shakespeare, que es anterior a todo esto. Es una historia de amor maravillosa, pero diferente a todas las demás. Los dos mueren por amor, pero esa amargura tiene un toque especial porque mueren juntos. El uno por el otro. Esa es una de las cosas más bonitas de esta ópera.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios