Los personajes descarnados de Cuadra viajan a Albolote

La muestra Organimiedades, que ahora se muestra en la Casa de la Cultura de Albolote, configura la cartografía del universo estético de Pedro Cuadra, un artista cuya obra se abre en canal ante el espectador sin artificio, desvelando el proceso artístico que se convierte en el argumento central de la misma y elevando el estatus de la propia pincelada que se erige en protagonista.

Dibujando con el color, valorando las fronteras entre planos provocando efectos ópticos de reverberación, deconstruyendo el hard edge que cimenta la arquitectura del cuadro, la pintura de Pedro Cuadra transgrede los límites físicos del soporte anegándonos los ojos de un color refinado y austero que conecta su trabajo con el de artistas como Sean Scully o Gerardo Rueda, remitiendo incluso a la paleta de los maestros barrocos.

Mediante yuxtaposiciones y superposiciones de acrílicos, óleos y esmaltes, Cuadra recrea atmósferas densas -en las que la ilusión de profundidad viene dada fundamentalmente por la del color mismo y no tanto por la mediación de las falacias de la perspectiva- parcelando el plano del cuadro hasta evocar interiores inquietantes lacerados por jirones ingrávidos y trémulos de pintura pura que obedecen a una función kinestésica. El gesto pictórico conquista así la dimensión -en palabras de Cuadra- de "ser vivo que respira y se mueve" ganando progresivamente corporeidad. Los elementos genésicos de estas presencias espectrales orgánicas, que habitan espacios multidimensionales abatidos, traumatizándolos y produciendo extrañamiento, se atisban en los Biomorfos, personajes descarnados que recuerdan a De Kooning o Bacon y que mutan en la pintura de Cuadra hasta reducirse a despojos resultado de la destilación de su esencia.

La exposición, que puede visitarse de lunes a viernes de 15.00 a 20 horas, forma parte del circuito de arte joven de la Diputación de Granada en colaboración con el Ayuntamiento de Albolote.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios