"La poesía es un ejercicio de libertad fuera de las modas"

  • El autor granadino presenta esta tarde en la Casa de los Tiros su último libro, 'De la métrica celeste', una antología de su obra escrita entre 1984 y 2003

Comentarios 0

Va contracorriente. Y no le importa. Ni le interesan los grupos poéticos ni las modas literarias. Francisco Acuyo (Granada, 1960), poeta y director de la revista Extramuros, busca ante todo una voz personal, intransferible, ciñéndose en su poesía a la métrica más estricta, a los versos clásicos. Ahora, tras la edición de su último poemario, El hemisferio infinito, publica en la editorial Alhulia una antología poética que recoge obras escritas entre 1984 y 2003. El libro, De la métrica celeste, está prologado por Rosa Navarro y lleva un estudio preliminar de José Ignacio Fernández Dougnac. El libro será presentado esta tarde, a las 19.00 horas, en la Casa de los Tiros.

-¿No es extraño volver en estos tiempos a los romances o la métrica clásica?

-Yo siempre me he movido muy dentro de las formas tradicionales de la composición del verso. Eso no quita que a veces emplee el verso libre. Pero me siento mejor dentro de los romances, de las liras, de los sonetos...

-¿Es ir a contracorriente?

-Sí. Ciertamente parece que las formas métricas tradicionales no gozan ahora de un especial predicamento. Pero yo creo que eso no es del todo cierto. Hay muchos poetas de la modernidad que siguen trabajando el soneto. El endecasílabo es también el verso que más se utiliza. Todos los poetas que tienen conocimiento material del verso se dejan subyugar por el soneto.

-¿A qué se debe eso? Porque sólo parece que ocurre con el soneto...

-Creo que es algo que viene a demostrar que la forma métrica tradicional mantiene una vigencia indiscutible. La estructura métrica del soneto tiene esos parámetros que se adecúan al pensamiento poético de una forma bastante peculiar. No es extraño que se siga utilizando el soneto. Yo tengo mis prevenciones respecto a las formas libres. Creo que a veces no son tan libres. Todos los versos siempre tienen una estructura rítmica. Soy de los que opinan que conocer las formas facilita mucho la expresión poética. En composiciones de versos aparentemente libres hay siempre un ritmo interno.

-'El hemisferio infinito', 'De la métrica celeste'... ¿A qué se deben esos títulos?

-Es porque a mí me apasiona la ciencia. Soy astrónomo aficionado. He publicado artículos sobre astrofísica. Mis conocimientos científicos afloran en la poesía, en los títulos de los poemas, en la temática de los libros. La curiosidad científica asoma como otro tema más. Es un entusiasmo que he mantenido de forma paralela al que siento por la poesía. Son elementos aparentemente extraños del mundo literario, pero la poesía es una disciplina integradora. Los temas científicos son muy frecuentes en mi poesía.

-El poeta Rafael Guillén se pregunta por qué hoy no se escribe poesía sobre la física cuántica...

-Bueno, hay corrientes literarias muy relacionadas con el mundo de la ciencia, pero yo no me considero dentro de ninguna de esas corrientes. Para mí, el influjo de la ciencia estaba mucho antes de que llegara a conocerlas. Yo creo que la frontera entre la ciencia y la poesía se va diluyendo cada vez más. La ciencia necesita cada vez más de las metáforas.

-¿En qué corriente poética se clasificaría usted?

-Yo no acabo de situarme dentro de ninguna generación ni corriente. Siempre he vivido de espaldas a todos los movimientos literarios. Me siento ajeno a ellos. A mí lo que me interesa es la labor de creación, no las modas. La poesía es un ejercicio de libertad y debe estar al margen de las corrientes y las modas.

Etiquetas

más noticias de OCIO Y CULTURA Ir a la sección Ocio y Cultura »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios