Música hoy

"Los que quieran escuchar a grupos de mentira, allá ellos"

  • Sidonie presenta esta noche en la sala Industrial Copera, a las 22.00 horas, su cuarto trabajo discográfico, 'Costa azul'

Comentarios 0

Un cantante español dijo en una ocasión que debería existir la pena de muerte para los grupos españoles que cantan en inglés. Pero no es esta la razón por la que Sidonie se ha pasado al idioma de Cervantes en su último disco, Costa azul. "Las historias que ahora estamos contando son más elaboradas, más complejas", explica Marc Ros, el cantante del grupo. Por lo demás, idiomas aparte, Sidonie enchufará esta noche a los espectadores de la Industrial Copera a su pop elaborado y complejo. Todo un piropo cuando grupos como El Canto del Loco dicen tocar el mismo género.

-¿Pasarse al castellano es un signo de madurez?

-No, no. La verdad es que he visto a mucha gente ponerse nerviosa por ver a un grupo de aquí cantando en inglés. Se trata tan sólo de transmitir emociones y en cualquier caso estamos hablando de música. A lo mejor, en lugar de utilizar instrumentos americanos, esa gente que critica debería utilizar sólo instrumentos de aquí para ser auténtico al cien por cien. Hay que tener coherencia.

-Pero es innegable que componer en español es más arriesgado, se captan al segundo las obviedades, lo ñoño... ¿Es más sincero?

-Tanto si cantas en inglés como en español debes ser honesto con las letras, sincero. Es verdad que las historias que ahora estamos contando en castellano son más elaboradas, más complejas. Hay un compromiso mayor y hay más trabajo, claro está.

-Dicen que una buena canción se compone de una buena letra, una buena melodía y algo más que es lo que llega a la gente. ¿Ese algo más qué es en Sidonie?

-No sabría decir. Aquí entra en juego el elemento mágico del asunto. Nosotros trabajamos mucho en la elaboración de las melodías. Podría parecer que el resto no es sino un complemento, pero ese algo que hace que llegue a las personas no sabría decir qué es. No sabría decir qué canciones de Sidonie son las buenas de verdad. Aquí entra en juego el directo, algo que está muy presente cuando componemos.

-Con 'Costa azul' realizan un homenaje al "glamour decadente". ¿Se identifican con este concepto?

-Es también un homenaje al Mediterráneo, que siempre ha estado muy unido a nosotros desde nuestra niñez, con las fiestas junto al mar llenas de resonancias. Esta vez nos hemos situado en la costa francesa porque allí se juntaban una serie de personajes muy atractivos como Picasso, Belmondo, Claudia Cardinale... Todos estos personajes nos causaban una profunda admiración.

-¿Dónde está el equilibrio entre lo retro y lo personal, lo nuevo?

-Tenemos fuertes influencias de los sesenta pero somos un grupo de gente que nació en el setenta y hemos recibido influencias de todo tipo. Hacemos simplemente música actual, no puede decirse que seamos un grupo retro, sería algo muy simplista.

-En este disco han apostado por darle mayor importancia a las guitarras eléctricas. ¿Está Sidonie acercándose al rock o serán poperos para siempre?

-Un locutor de radio nos dijo que el pop es balancear la cabeza de izquierda a derecha y el rock en cambio es de detrás hacia delante. La diferencia es clara. Se asocia el rock con las guitarras fuertes y distorsionadas, pero en nuestro caso sólo queríamos que las guitarras tuvieran más presencia, sin más pretensiones.

-No dejan de salir grupos de pop mientras que el rock parece cada día más huérfano. ¿Está de moda el pop?

-Desde el primer disco de los Stooges hasta ahora no dejan de sonar en las radios grupos de rock, de nuevo rock como se dice ahora. Pero para mí es también pop, porque es música popular. La verdad es que el pop siempre está ahí.

-¿De qué manera está presente Scott Fitzgerald en el disco?

-Bueno, no es usual que un grupo de pop haga citas literarias, pero como siempre han estado ahí los hemos sacado en este disco sin complejos. Queríamos hacer letras más narrativas y Fitzgerald está en esta línea. Antes buscábamos más en el diccionario imágenes de gente como David Bowie.

-¿Se quitará el pop el sambenito de que lo asocien con Hombre G o El Canto del Loco?

-Eso es para quien quiera tomárselo así. El pop son los Beatles, los Byrds, Bowie... El pop es música popular, hay un ramillete inmenso de grupos. Yo me quedo con lo mejor. Si alguien quiere perder el tiempo con grupos de mentira, allá ellos.

-¿Qué opinión le merecen los granadinos Lory Meyers?

-Han llegado a un punto que ya no son la revelación, sino un grupo al que hay que tener en cuenta y con buenas melodías, que es lo que valoro más.

-Sidonie, en el escenario, es la antítesis del cantautor sentado en una silla con una guitarra de palo.

-La gente va a ver y a escuchar. Un concierto debe ser un espectáculo total. Un concierto debe ser diferente a escuchar el cedé en casa. Es un poco de teatro, teatro de baratillo pero teatro al fin y al cabo.

-¿Alguna estrofa de la que esté especialmente orgulloso?

-Quizás el corte de Los olvidados y Todo lo que nos gusta, un tema que se planteó como single aunque al final no pudo ser.

-¿Presiones de la discográfica?

-Fue una decisión tomada a medias.

-Muchos grupos despotrican contra las discográficas aunque venderían su alma al diablo por un contrato ¿Hay cierto fariseísmo entre los grupos respecto a las discográficas?

-Claro. Yo no querría estar de nuevo en una independiente. Tiene sus pros y sus contras y ahora no es fácil entrar en el negocio. No nos podemos quejar porque la compañía nos ayuda pero no nos marca nada.

Etiquetas

más noticias de OCIO Y CULTURA Ir a la sección Ocio y Cultura »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios