Un vendedor de la ONCE reparte 6,2 millones de euros en Puerta Blanca

  • El número premiado es el 35.031, del que Anselmo González vendió siete cupones el pasado viernes en el quiosco de lotería que regenta en la capital. Uno de ellos resultó agraciado también con la serie

Anselmo González vivió ayer uno de los días más felices de su vida. Hace sólo dos años que es vendedor de lotería de la ONCE y el viernes consiguió algo de lo que pocos pueden presumir. Vendió el número premiado del cuponazo que ha repartido 6.210.000 millones de euros en el barrio malagueño de Puerta Blanca.

Se enteró el viernes por la noche por la televisión de que el número agraciado -el 35.031- era uno de los que había vendido ese mismo día en su quiosco, situado en la Avenida Gregorio Diego de la capital. Lo que no sabía es que el número de serie coincidía también con uno de los cupones que vendió.

Ayer por la mañana conoció que había vendido también la serie ganadora de los 6 millones. "El teléfono no ha parado de sonar y la gente se acercaba continuamente para darme la enhorabuena por el premio que había repartido, incluso han aumentado las ventas", contó ayer a este periódico sin poder reprimir una sonrisa.

En total despachó siete cupones de este número y devolvió otros tres que no consiguió vender. Todos han sido premiados con 35.000 euros, aunque hay uno que sin duda se ha llevado la mejor parte. "La serie premiada con los 6 millones del cuponazo, la 105, también la vendí yo, pero todavía no sé a quién".

Tiene una ligera idea de quién puede ser el afortunado, aunque no se atreve a desvelar su identidad. "Es un cliente de confianza que compra todos los días cuatro cupones con las terminaciones 1, 2, 5 y 7. Él no me ha dicho todavía nada, pero creo que se ha llevado el premio gordo", señaló sin poder contener su alegría.

El quiosco de lotería de Anselmo era ayer un ir y venir de vecinos que se acercaban a preguntar quiénes habían sido los afortunados y a lamentarse de no haber sido ellos por no comprar lotería ese día. Confiesa que no ha recibido ningún regalo todavía de los premiados, aunque asegura que le basta con "haber repartido un premio tan importante en un barrio obrero".

Y es que, según este lotero, "solamente se han repartido diez o doce premios completos en toda la trayectoria de la ONCE, y que lo haya dado yo en tan poco tiempo me llena de alegría".

Ayer aumentaron las ventas en este pequeño quiosco de la barriada de Puerta Blanca, donde al parecer es la segunda vez que se reparte un premio de lotería importante. Pero curiosamente pocos querían comprar los números acabados en 1, el premiado con el cuponazo el viernes.

Anselmo no podía disimular su orgullo y felicidad tras varios años de duros golpes. Tiene 45 años y era electricista de profesión. A pesar de una lesión en la pierna derecha desde los 14 meses por culpa de la poliomielitis, siempre ha trabajado por su cuenta sin dificultad. Pero el accidente laboral que sufrió hace varios años cuando se cayó desde una escalera mientras realizaba una instalación eléctrica le obligó a abandonar definitivamente su profesión.

La Seguridad Social le reconoció una minusvalía del 69 por ciento, aunque sólo le quedó una paga de 300 euros. "Con esta cantidad no podía vivir y fue cuando entré en la ONCE". Él no ha ganado, aunque para él no hay mayor premio que repartir la ilusión desde su pequeño quiosco de la capital.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios