Crónica personal

Pilar Cernuda

Activistas institucionales

Es muy teatrero Pablo Iglesias, le gustan las frases con referencias en las teleseries, cuando no las imágenes de esas mismas teleseries, como hizo al aparecer hablando con un leño identificándose con determinados personajes de Juego de Tronos, serie que le regaló al Rey en un gesto perfectamente preparado de antemano aunque quiso hacer ver que era espontáneo.

Ha presentado el proyecto que propondrá a Vistalegre II al mismo tiempo que lo hacía Íñigo Errejón -hasta en eso mide los pasos, nada de ceder protagonismo- y en ese proyecto recoge que los diputados sean "activistas institucionales". Desgrana toda una serie de planteamientos sobre cómo hay que insistir en el trabajo social y hacer política en la calle. La fuerza de Iglesias está precisamente en la calle, en los asuntos sociales, pero quienes mejor le conocen, o le han ido conociendo, se han desencantado por su forma de ejercer el interés por los asuntos sociales.

A Iglesias se le desmorona el discurso social cuando se analiza la trayectoria de Podemos allí donde ha logrado poder, sobre todo en los ayuntamientos, donde el interés por resolver el problema de los desahuciados o de las familias en precariedad no ha sido superior al de sus antecesores en el cargo. Mucha palabrería y escasez de medidas eficaces.

Le han abandonado varios de sus fieles, desencantados de cómo se toma sus responsabilidades. Que no ha sido sólo Errejón, la lista es larga. Pero Errejón, duro políticamente donde los haya, no ha dudado en asumir sus funciones institucionales con una visión más profesional de la cosa pública.

Iglesias trata a Errejón como si fuera un pardillo y le gusta transmitir la idea de que es bien visto por los votantes del PP mientras a él le ven bien los pata negra de Podemos. A lo mejor se equivoca Iglesias, cosa que afectaría a su ego: a Errejón no le ven bien los votantes del PP, sino la gente que cree que la política es un asunto que hay que tomarse con seriedad.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios