Sueños esféricos

juan antonio solís

Champions, Champions, Champions, Champions...

Berizzo dispuso un once de consolación del Carranza y se quemó, como le sucedía en Vigo

El zumbido de ese panal de riquísima miel que es la Champions, que no ha cesado de sonar en el Sevilla este verano, acabó por aturdir a Eduardo Berizzo cuando se dispuso a entregar al delegado Martagón las 18 fichas, 11 titulares y 7 suplentes, para que el árbitro canario Hernández Hernández tomara nota. Al argentino, como si le hiciera falta, le han debido de repetir hasta el hartazgo que su futuro en Nervión pendía de esa oscilante eliminatoria con los turcos.

En Vigo se extrañaron mucho menos que en Nervión cuando trascendió la alineación para recibir al Espanyol, con nueve cambios en el once sevillista con respecto al partido de Estambul. En los cinco partidos de Liga previos a sus últimos encuentros de la pasada Europa League -vuelta de los octavos, ida y vuelta de cuartos, ida y vuelta de semifinales-, Berizzo introdujo entre 7 y 9 cambios en su Celta para guardar fuerzas. Lo de las rotaciones extremas venía en la valija cuando el entrenador llegó dispuesto a firmar su contrato.

De esos cinco partidos de Liga con el equipo tan circunstancial, por cierto, el Celta perdió cuatro y sólo ganó uno al moribundo Granada. La cosecha de entonces no cargó de razones a Berizzo para hacer lo que hizo el sábado.

Parecía un equipo de partido de consolación del Carranza. De los que sirven para probar el encaje de piezas sin riesgos: los primeros minutos de Kjaer junto a Lenglet en el eje de la zaga; el estado de forma de Sarabia, tras semanas inactivo, para que el madrileño se tragara otra vez el sapo de actuar en el lateral izquierdo; una pareja de fantasistas demasiado similares y que tampoco coincidieron en la hierba antes, como son Ganso y Borja Lasso, ante los zapadores de Quique Flores.

Si el Sevilla no se desaplica mañana y entra en la liguilla -12,7 millones asegurados-, ya sabe Berizzo que tiene ante sí seis Ligas de un partido para seguir afinando con sus rotaciones.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios