Pantalla táctil

helena arriaza

Corazones

La prensa rosa siempre genera polémica. Tiene más detractores que defensores, al menos públicamente. En su mayoría, los programas del corazón son denominados como telebasura pero al mismo tiempo se encuentran desde hace años entre los más vistos de la programación. Por eso desde los pioneros Tómbola y¡Qué me dices! hasta Sálvame, pasando por Salsa rosa o ¿Dónde estás corazón? merecen respeto (salvo cuando los insultos y gritos llegan a los platós). A quien no gusten estos formatos lo tiene tan fácil como no verlos, pero hay que reconocer que en España somos cotillas por naturaleza y las cifras lo demuestran.

Tener interés por lo que les ocurre a otras personas no es algo malo siempre que no se traspase la línea de la intimidad de las personas de las que se habla. Aquí hay que destacar a uno de los programas de crónica social de nuestro país: Corazón. Hace unos días el programa presentado por Anne Igartiburu cumplió veinte años. Se emite de lunes a domingo y ha sobrevivido incluso a su gran competidor, Los Simpson. A este programa no solo hay que felicitarle por soplar veinte velas. Hay que felicitarle por tratar con respeto y rigor la información sobre los famosos. Todavía no hay un rostro conocido que haya criticado al formato, todo lo contrario. En las últimas semanas han sido muchas las celebrities que han felicitado a Anne Igartiburu y su equipo en su cumpleaños y han agradecido el trato que les han dado. No hay más demostración que esa para comprobar que en Corazón se trabaja con profesionalidad. Algo que hay que resaltar del formato de La 1 es que gran parte de su equipo está compuesto por mujeres desde hace años. Sus presentadoras, Anne Igartiburu y Carolina Casado, representan el buen gusto a la hora de trabajar en un programa de este género. Sobre todo Anne, a la que llevamos viendo desde los inicios. Si por algo se caracteriza, además de por su clásico Hola Corazones, es por su elegancia. Siempre utiliza el tono adecuado y sabe qué expresión poner a la hora de dar cada noticia. La presentadora ha dicho que prefiere dar una información tarde pero contrastada con el personaje en cuestión antes que adelantarse a los acontecimientos. Eso dice mucho de lo profesional que es ella y todo el equipo que le rodea. Mantenerse durante dos décadas, en una cadena pública, con un programa en directo y que se emite los siete días de la semana es algo histórico en la televisión española. Y lo ha conseguido un programa de corazón. Por algo será. Por todo esto TVE podría dedicarle un poco más de atención. La semana pasada se emitieron en La 1 los encierros de San Fermín. Ignoro la inversión económica realizada para un despliegue técnico y humano espectacular, pero tiene que ser un desembolso importante. Lo que debería hacer la pública es prestar más medios a sus programas más afianzados, ya que se lo merecen más que un acontecimiento puntual que no a todos gusta por muy tradicional que sea.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios