juan marín

Presidente del grupo parlamentario de Ciudadanos

C's: un punto de apoyo para cambiar Andalucía

Hemos llegado a acuerdos como nunca se habían conocido sin trueques ni cambalaches

Cuando soplan vientos de cambios, algunos construyen muros, otros molinos para aprovechar su fuerza, parafraseando este proverbio chino me atrevería a afirmar que esos vientos están llegando a Andalucía, pero sigue existiendo intereses de grupos políticos que no se atreven a utilizarlos quizás porque hasta ahora, al menos a ellos, les fue bien.

Nuestra tierra, como el conjunto de este país, exige valentía en la toma de decisiones, marcar un rumbo, con un proyecto nítido y con un horizonte que nos permita empezar a ver luz al final del túnel. Las reformas que son necesarias acometer tras un periodo duro de crisis económica como el soportado desde finales de 2006 hasta hace muy poco tiempo, aún siguen muchas de ellas pendientes.

No podemos dudar ni tener en mente la calculadora electora cuando se trata de planificar una estrategia que lleve a reformar leyes y censurar comportamientos impropios de representantes públicos, o decidir si optamos por repartir pobreza o creamos riqueza y que ésta permita una sociedad más equilibrada y con oportunidades para todos.

Honestamente creo que hoy Andalucía recibe un nuevo año con una posición de salida mejor que la que tenía en marzo de 2015, cuando la señora Díaz rompió con sus socios de IU y adelantó unos comicios electorales en nuestra comunidad, que la inmensa mayoría de ciudadanos aún no entienden por qué.

La palabra clave que nos lleva a esta nueva etapa de ilusión ha sido acuerdo, o a estas alturas mejor utilizar el plural, acuerdos, porque han sido cuatro, uno de investidura y tres de presupuestos. Pero acuerdos como nunca antes se habían conocido, políticamente hablando, en este territorio porque hasta esta X legislatura se venía utilizando más el trueque o el cambalache para lograr estabilidad y cargos que cambios reales y profundos.

Ahora casi tras tres años de andadura Ciudadanos ha dejado clara constancia y evidencia que esa vieja y rancia forma de actuar no va con nosotros.

En apenas 34 meses los cambios naranjas se notan y lo mejor es que lo notan los andaluces y se valoran en el conjunto de nuestro país. Porque el cumplir lo que se firma garantiza la estabilidad necesaria, sin prebendas, para que el crecimiento económico sea sostenido, el empleo crezca, la presión fiscal baje y los servicios fundamentales hoy estén garantizados presupuestariamente con mayor dotación que nunca.

Vemos cómo la falta de Presupuestos nacionales han hecho que Hacienda anuncie que dejará de enviar a las comunidades autónomas más de 4.000 millones de euros. La falta de estabilidad repercute en todos y cada uno de los españoles pero, aun sabiéndolo, el resto de las fuerzas políticas se aferran al "no" rotundo en vez de buscar salidas negociadas.

Gracias a esa estabilidad los andaluces recibimos este nuevo año, con firmes propósitos de volver a crecer alrededor de un 3%, con una injusticia social menos como consecuencia de la eliminación de facto del Impuesto de Sucesiones y reformas importantes en Donaciones. Nuestros universitarios por fin afrontan el principio de mérito es igual a premio, con profesores que recuperan sus derechos y sus pagas, con emprendedores, autónomos y empresarios que sienten el abrigo de su administración, con más y mejor atención a dependientes y personas con dificultad y riesgo de exclusión. O con proyectos legislativos en marcha que mejoraran la educación, la FP, nuestros sectores primarios o la sostenibilidad del sistema sanitario.

En Ciudadanos hemos tenido que vencer muchas resistencias. Recuerdo: "No se puede bajar el IRPF", "no se puede reformar el ISD", "no habrá Comisión Investigación", "no eliminarán a los imputados por corrupción política"... Muchas negaciones que sólo nos hicieron y nos hacen más fuertes, porque para mí y mis compañeros la resignación no es una opción.

Somos personas normales logrando retos extraordinariamente complicados y aviso a navegantes, imposible es sólo una opinión. Este nuevo año y último ejercicio completo de esta legislatura nos hemos propuesto seguir cumpliendo acuerdos. Demostraremos que Andalucía es de fiar y que el "punto de apoyo que nos permitirá cambiar el futuro de Andalucía", tiene nombre propio, Ciudadanos Andalucía.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios