En cada lágrima

Custodios

Hoy, ante el Amor de Cristo, se casa Manolo, hijo de Manuel y nieto de don Manuel

Se deja de ser aquel nazareno? Sin duda, no. Porque todas las etapas en las que creciste en este misterio del gozo, te siguen habitando. Aquel asombro de niño de túnica blanca en la mañana más hermosa. El estirón que hizo necesario soltar el dobladillo. La emoción por esperar la túnica de ruán negro, llegada la edad. El regalo de tus padres con la túnica con la cual le sigues acompañando como hermano de luz.

Los custodios de este patrimonio inmaterial -tan frágil- son tantos que te enseñaron a amar nuestras hermandades y sus vísperas en los detalles más cotidianos y sensibles. Los que guardan sus desvelos en las manos gastadas, perceptibles en los últimos tramos. Todo nos habita de nuevo en estas tardes de marzo, por el hilo sagrado de la memoria.

Cada barrio, cada casa, cada familia, tantos y tantos vecinos anónimos se convierten "en los que guardan". Custodios. Nada de lo vivido se perdió. Ninguna felicidad de aquellos días fue en vano ni dejaron de estar con nosotros los que las amaron. Sigue vivo el cariño familiar por la cofradía de San Pedro, ante cuyo altar de cultos se casó en febrero aquella pareja de jóvenes que marcharían por una larga etapa a Tánger. Mis padres. O las palabras a nosotros cuando éramos jóvenes de don Manuel Aguilera, una generación esforzada, trabajadora e inolvidable: "A pesar de las travesías de la vida, agarraos siempre a Cristo". Mi aprecio por él y sus compañeros de generación siguen vivos, igual que aquella tarde.

Hoy, ante el Amor de Cristo se casa Manolo, hijo de Manuel y nieto de don Manuel. Volverán a estar tan vivas aquellas palabras y su ejemplo. Generación de custodios de este legado. Como tantas vivencias, hoy mismo, en tantos otros templos. Poned vosotros los nombres. Nacen etapas, se bendicen vidas, crecen tramos en la familia. La verdad más cierta y profunda de este misterio de amor. Los que la custodian.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios