Tribuna Económica

Rogelio velasco

Educación colaborativa para resolver problemas

Trabajamos unos con otros, cooperando, desde los orígenes de la humanidad. El mundo globalizado está más interconectado que nunca y necesita de personas que sepan como colaborar entre ellas para resolver problemas ¿Tienen los estudiantes de nuestros colegios las habilidades necesarias para trabajar en equipos?

Esta es la pregunta fundamental que se hace el nuevo informe PISA que la OCDE ha publicado los días pasados.

El informe -tradicionalmente ha medido y analizado las habilidades en matemáticas, ciencias y lectura- añade ahora las capacidades que tienen los estudiantes para colaborar con el objetivo de resolver problemas.

Dos conclusiones -que no son obvias- se extraen del informe: los alumnos que lo hacen bien en matemáticas y lectura, también lo hacen bien colaborando para resolver problemas. Y, de manera impresionante, en los 50 países estudiados, las mujeres lo hacen mejor que los hombres en todos ellos.

Por supuesto, existen grandes diferencias entre países. Pero resulta preocupante que menos de un 10% de los alumnos, como media, tienen las habilidades para colaborar con éxito: conciencia de la dinámica del grupo, iniciativa para superar obstáculos y resolución de conflictos.

Es posible, en la enseñanza, desarrollar esas habilidades a través de actividades deportivas en equipo, creando entornos de aprendizaje en los que existan diversidad de participantes, fortaleciendo la relación entre alumnos y de estos con los profesores, estimulando la participación en clase y compartiendo las ideas con los demás.

Hoy se sigue evaluando a los alumnos exclusivamente por su rendimiento individual. Pero en la medida en que nos tengamos que enfrentar a problemas más interdependientes y complejos, más necesaria será la colaboración. En realidad, ya está ocurriendo que las innovaciones en la ciencia y en la empresa, rara vez son el resultado de personas trabajando aisladamente. Este proceso se va a intensificar con el uso creciente de la inteligencia artificial.

Los países que mejor preparen a los alumnos en tareas colaborativas, serán los que mejor afronten nuevos y complejos problemas. El informe PISA sitúa a Japón, Singapur y Corea en las primeras posiciones y son incluso mejores que las que obtienen en matemáticas y lectura. Portugal y Costa Rica -países de renta no muy elevada- obtienen excelentes resultados por la actitud de saber escuchar y tener en cuenta la opinión de otros, para colaborar en la resolución de problemas.

España pierde posiciones en la capacidad colaborativa de los estudiantes, respecto de las que obtiene en matemáticas, ciencias y lectura. Y resulta claramente superior el rendimiento de las mujeres que el de los hombres.

Por comunidades autónomas, Madrid destaca en primer lugar y se sitúa por encima de países como Holanda e igualada con Dinamarca. Por el contrario, Extremadura aparece en último lugar y Andalucía la penúltima, igualada con el País Vasco, que presenta un fuerte contraste entre su renta por habitante y las pobres habilidades colaborativas de sus estudiantes.

La formación en matemáticas, ciencias, lengua, inglés y las habilidades para trabajar en grupo, explican el éxito y el fracaso en los colegios y, de manera creciente, el futuro de los países.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios