De la Moncloa a la Feria

Se dijeron que sí a todo sin comprometerse a nada. Es el consenso de un día de Feria

En apenas unas horas ha demostrado Susana Díaz que puede cumplir con la obligación del trabajo y con la devoción del feriante. Como tantos sevillanos y sevillanas. El martes fue fotografiada vestida de flamenca en la caseta de la Asociación de la Prensa, lo que en sí mismo no es noticia, pero sí que la presidenta de la Junta de Andalucía aparecía junto a Pedro Sánchez, su secretario general, que estaba con Alfonso Rodríguez Gómez de Celis y otros afines. A la mañana siguiente (o sea, ayer), fiesta local en Sevilla, fue fotografiada en la puerta de la Moncloa junto a Mariano Rajoy, esta vez sin vestir de flamenca, sino de presidenta de todos los andaluces. Incluso le dio un besito de cortesía a Rajoy, ya que iba en plan institucional total.

A Susana le preguntaron por el día del encuentro en la Moncloa, que era festivo en Sevilla y estaba todo el mundo en la Feria, menos Mariano el soso. Pero ella lo exculpó: "Lo ha hecho sin querer"; y añadió que en la Moncloa no habrá sevillanos para explicárselo. La Moncloa ya no está como en tiempos de Felipe. Y los sevillanos en Madrid se reservan. Reconoció el director general de Tráfico, Gregorio Serrano, que con un cargo como el suyo queda mal tomarse unas copas en la Feria. Le restaría credibilidad para las campañas contra el alcohol. Hoy en día todo está muy mirado.

A pesar de la fama del jolgorio, no es fácil para un gallego darle coba a una andaluza en una mañana de Feria. Mariano Rajoy estuvo en gallego, y se comprometió a convocar el Consejo de Política Fiscal y Financiera, pero sin aclarar nada de la financiación. Y se comprometió a que el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, se reúna con el consejero de ídem, Felipe López (el mismo con el que ya se reunió para el Metro de Sevilla), por si cambian algo en los presupuestos generales.

Se dijeron que sí a todo, sin comprometerse a nada. En eso consiste el consenso de un día de Feria en la Moncloa. Sin embargo, atención a la jugada. ¿Es la primera piedra para un acuerdo? Porque supongamos que le colocan algunas obras bonitas en los presupuestos. ¿Y cómo le van a decir que no es no, para no aprobarlos? A día de hoy, los estrategas de los partidos ya no saben ni dónde están de pie.

Pasaba por aquí Albert Rivera, cuyo partido es el único que no se ha sumado al acuerdo de financiación de Andalucía. Entre la Moncloa y la Feria se pasan los días. Cuidado, que unos suben y otros bajan.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios