La salud es lo que importa

Dr. bartolomé beltrán

Vasculitis

Frecuentemente, el diagnóstico de esta enfermedad es un reto para los profesionales

La vasculitis es un conjunto de síndromes heterogéneos que se caracterizan por la inflamación de los vasos sanguíneos. Tal y como señala la Sociedad Española de Reumatología (SER), según la localización de esta inflamación, se producirán las diferentes manifestaciones clínicas que también dependerán del proceso inflamatorio de la vasculitis por sí misma. Hay varios subtipos, algunos son parecidos y otros muy distintos. En general, los pacientes de cualquier edad se pueden ver afectados, aunque hay subtipos más característicos según el grupo de edad, así en niños lo más frecuente es la enfermedad de Kawasaki o el síndrome de Henoch-Schönlein, y en las personas ancianas la arteritis de células gigantes. Pero hay otras formas como la enfermedad de Behçet, la arteritis de Takayasu, o las vasculitis ANCA positivas entre otras.

Un estudio de los Servicios de Medicina Nuclear y Reumatología del Hospital Marqués de Valdecilla de Santander ha permitido establecer nuevos avances en la utilización de los sistemas de imagen molecular para el seguimiento de las vasculitis. El trabajo, liderado por la Dra. María Isabel Martínez Rodríguez, del Servicio de Medicina Nuclear del hospital cántabro, se ha centrado en el estudio de 37 pacientes con diagnóstico de vasculitis de grandes vasos mediante la Tomografía de Emisión de Positrones.

El diagnóstico de esta enfermedad frecuentemente supone un reto para los profesionales sanitarios, ya que los pacientes pueden presentar manifestaciones clínicas y analíticas inespecíficas. Los síntomas más comunes suelen ser fiebre, cansancio, pérdida de peso, afección del estado general, y el desarrollo de manifestaciones clínicas locales como consecuencia de la disminución del flujo sanguíneo que se traduce en isquemia o infarto visceral por oclusión de los vasos sanguíneos . En algunos subtipos aparecen úlceras orales dolorosas, distintos tipos de lesiones en la piel, o signos clínicos de vías respiratorias altas (sinusitis), o incluso hormigueos en extremidades. Si bien los pacientes de mayor edad deben acudir al médico ante un dolor de cabeza intenso de reciente comienzo, dolor en hombros o en muslos, pérdida transitoria de visión o visión doble. Mientras que en los pacientes en edad pediátrica los signos más llamativos son manchas en la piel purpúricas, dolor abdominal y en las articulaciones. La investigación ha demostrado la utilidad de la imagen molecular con PET en el diagnóstico precoz de la inflamación de los vasos de medio y de gran calibre, así como en la valoración de la extensión y el grado de la inflamación, antes de que se desarrollen cambios en las arterias.

La incorporación de esta técnica del PET al estudio de estos pacientes ha puesto de manifiesto que la afectación vascular en algunos tipos de vasculitis es más común de lo que tradicionalmente se consideraba en la práctica clínica y que la extensión de la afectación es mayor que la objetivada con las técnicas de imagen estructural.

En definitiva, el estudio ha mejorado el manejo terapéutico y el seguimiento de los pacientes a nivel clínico y asistencial. Seguro.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios