Visto y Oído

francisco andrés gallardo

¿Verdad?

Pueden ser mentiras piadosas, medias verdades, posverdades instaladas, frases hechas o simples cinismos de doble filo. Cosas así. Como eso de que lo que está ocurriendo en Barcelona y en esos pueblos de por ahí son manifestaciones pacíficas. Vamos a preguntarle al encargado del parque móvil de la Guardia Civil. Intenten llevar la contraria, siquiera una mijilla, a esos manifestantes azuzados que aúllan tras los reporteros que no son de TV3. Hay contertulios catalanes que profieren mentiras maquilladas de aseveraciones. Como que el gobierno de la Generalitat defiende la democracia (preparan un referéndum ilegal cuando en verdad el resultado les da igual. Ellos, a lo suyo). Verdades parecidas a eso de que siempre éramos favoritos en Eurovisión según la prensa internacional. Como las fantasiosas posibilidades de medallas olímpicas mucho antes de Barcelona 92. Tópicos bien dudosos como las vitaminas de las espinacas, los túneles de la iglesia del pueblo, la equidistancia de Jordi Évole, la vis cómica de Cristina Pedroche, el gracejo de Jorge Javier Vázquez, el servicio público de los programas de Juan y Medio (peor, los de Javier Cárdenas) o los cortes de digestión.

Tampoco nadie ha querido comprobar cómo se miden y consiguen los liderazgos en los informativos, ni los horarios a los que comienzan los programas de prime time, veinte minutos después de la hora que se anuncia. Nadie sabe de dónde salió la posverdad que habla de lo señorial que es la afición del Athletic. O que pitar un himno nacional es libertad de expresión. Un poné, por ejemplo.

También hay extrañas verdades como las del director general de Canal Sur, que dice que en su cadena no hay censura. ¿Qué van a censurar? ¿La letra de las sevillanas Sueña la margarita con ser romero? ¿La visita a un hogar del pensionista? ¿El vídeo de la fiesta del Cascamorras? ¿Los becerritos de Toros para todos? ¿O la receta del pisto de los gordos de La báscula? Ojalá en la cadena de la Junta hubiera espacios de debate para cuestionar las verdades.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios