A tiza

Pilar fuertes

Viva Archidona

Amás de uno se le ha hinchado el cipote al ver las fotografías de la nueva cárcel inaugurada en la localidad que se hizo famosa por un miembro masculino, Archidona.

El centro penitenciario Malaga II cuenta con gimnasio, sala de conciertos, piscina cubierta, cancha de lujo de baloncesto, cine, habitaciones con literas (que ya quisiéramos para pasar la Romería del Rocío...) Un despropósito ante un país que que ya tiene sus partes bien hinchadas. Pero no me extraña. ¿Se preparan para meter allí a los ricos de la corrupción, a los traidores de guante blanco, a los que van a caer si habla Puyol o Urdangarin? Por no hacer la lista más extensa.

Metáfora de salpicar hasta la primera fila tras el gustazo del placer de la buena vidorra y el desahogo, nunca mejor dicho. Que ya sabemos adónde llegó la más famosa corrida española, y no va de toros. ¡Que se quite hasta fútbol! Ya dijo don Camilo cuán grande es España.

"Bendito sea Dios Todopoderoso, que nos permite la contemporaneidad con estos cipotes preconciliares y sus riadas y aún cataratas fluyentes. ¡Amén! ¡Viva España! ¡Cuán grandes son los países en los que los carajos son procesados por causa de un siniestro!"

La comparación del edificio de la cárcel con los hospitales públicos es vergonzosa, asquerosa e incluso cruel. Pero el ser humano vive comparando, por mucho que digan que las comparaciones son odiosas. Y tanto que lo son, despiertan un odio que llega a ser natural e inteligente. ¿O piensan que somos idiotas? Tampoco digo que tengamos cárceles inmundas como las de Venezuela, que ya tenemos bastante de allí. Pero una piscina cubierta de lujo que ahora tapan alegando que no hay para mantenerla.

Lo peor de todo ya no es que exista una cárcel-hotel cuatro estrellas, lo peor es que se vanaglorien y presuman como el de Archidona de su cipote. Eyaculando sobre un pueblo que no tiene ni para limpiarse con agua caliente. Corramos, señores. En el sentido más literal de la palabra, porque eso han hecho nuestro políticos. ¡Correr!

A mí que me enchironen en Archidona.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios