manuel DE Cossío

Abogado

Vocaciones y afectos

La llegada y vuelta a Sevilla del profesor Olivencia en el año 1960, para tomar posesión de la Cátedra de Derecho de Mercantil de la Universidad de Sevilla, vino precedida de un bagaje importante (Premio Extraordinario de la Licenciatura en Derecho que cursó en Sevilla, doctorado cum laude por Bolonia, estudios especializados en Francia, Inglaterra y Alemania, entre otros méritos) y supuso para todos los que le conocimos, e incluso dentro del panorama intelectual español, un revulsivo que encandiló vocaciones y afectos.

Su humanismo, y su relación con el mundo del derecho y del pensamiento, caló profundamente en todos e hizo nacer a su alrededor desde un principio grandes afectos. Su capacidad para hacer amigos y su cercanía a todos los que le conocían unido a su labor universitaria muy conocida, creció y vivió en la amistad, siendo leal, justo y bueno con todos, características muy nobles de su personalidad. A lo largo de una fecunda vida siempre fue un hombre liberal e independiente y de una integridad absoluta. Era la efusión desbordante y sincera de la amistad sin cansarse de brotar y en una gran generosidad un corazón hecho para la amistad y adobado por su vitalidad que todo lo revitalizaba, la inteligencia penetrante, la ocurrencia oportuna. Su sólida preparación técnica en el campo del Derecho, le permitió "echar pie a tierra" y causar alta como abogado, lo que entendía que era una consecuencia obligada de su bagaje universitario, y así podía vivir la realización práctica del derecho, con una brillantez y profundidad de todos reconocida.

En un homenaje a mi padre, gran amigo suyo y en el que intervenía, en el salón de actos de Colegio de Abogados, contó esta anécdota: un día a la salida de clase de mi padre (en la que le hizo muchas preguntas uno de los alumnos), saludó a don Manuel, que iba a dictar la suya y le dijo: "Cuidado, Manolo". Y él le respondió: "¿Por qué?": "Porque ahí hay uno que se sabe el Código Civil".Todos sentimos su pérdida y estamos muy cercanos a todos los suyos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios