El concejal telemático

Es mejor que no valga el voto telemático en el Ayuntamiento, por lo que pueda pasar

Algunos se burlan de Carles Puigdemont, pero es un político influyente. En el Ayuntamiento de Sevilla se han fijado en él, y en el borrador para el nuevo reglamento de los plenos municipales han incluido el concejal telemático. Consiste en que si un señor o una señora está de baja por enfermedad de larga duración, o se beneficia de los permisos por maternidad o paternidad, no hace falta que vaya a la Plaza Nueva. Podría votar desde su domicilio, o desde Bruselas si se muda allí, o desde Estocolmo, si es su gusto, a través de un procedimiento telemático.

El portavozde IU, Daniel González Rojas, dijo ayer que este reglamento está paralizado por el pasteleo entre el PSOE y el PP. Desde luego, lo están meditando desde hace tiempo, pero aún le deberían dar una vueltecita en asuntos como éste. El Ayuntamiento de Sevilla se podría telematizar con unos efectos sorprendentes. Poniéndonos en lo mejor, vamos a suponer que Sevilla vuelve a alcanzar los 33 concejales, después de una activa campaña publicitaria de procreación y pisos baratos que permita superar los 700.000 habitantes. Supongamos que ningún partido consigue los 20 concejales de Zoido. Supongamos que la cosa está dificililla en las votaciones de los presupuestos, mientras el alcalde negocia con unos y con otros. Pues podría darse el caso de que asistan 16 concejales (que serían menos de la mitad), pero participen 33 votantes.

A Puigdemont y Junqueras, que lo intentaron, les dijeron que nones. Uno quería votar desde Bruselas y otro desde la cárcel de Estremera. Y si un político preso o una política presa es padre o madre (que también puede pasar) y se acoge al permiso, ¿podría votar telemáticamente desde la cárcel? Cuidado, que les están dando pistas sin querer. Martin Amis escribió una novela titulada La viuda embarazada, y en Cataluña tienen tal follón que se puede quedar embarazado Puigdemont, aunque sea ficticio. Allí casi todo es simulado.

Así que tenga cuidado Juan Espadas en el Ayuntamiento, no sea que le denuncien el reglamento al Tribunal Constitucional y se lo devuelvan por falta de trapío. Sigan meditando, con calma, y recuerden que a los plenos se va o no se va, pero no se envía una representación testimonial, como a la procesión de la Virgen de los Reyes.

Es mucho mejor que no valga el voto telemático en el Ayuntamiento de Sevilla, por lo que pueda pasar, que nunca se sabe.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios