Visto y Oído

Antonio Sempere

Lo exquisito

Sucede solamente dos veces al año, el 25 de diciembre y el 15 de agosto. TVE conecta con Eurovisión para que le suministre la señal de las misas de Navidad y la Asunción. Ceremonias que suelen celebrarse en lugares ciertamente remotos y pintorescos donde queda claro, como en tantas ocasiones, que menos es más.

Este martes la misa tuvo lugar desde Suiza, en la iglesia de San José de Tour-de-Treme. Un lugar recoleto en un paraje de película. El abad ofició la ceremonia en francés, y Javier Valiente, el director de 'El día del Señor', se encargaba de traducir sus palabras.

Sobresalía el coro, con un Ensemble de músicos, que se situaron en pleno altar mayor, hasta el punto de convertir el oficio religioso en un verdadero concierto. Sonó la Missa Brevis de Mozart, entre otras piezas. Me llamó la atención que en los sesenta minutos de transmisión Javier Valiente no hizo ni una alusión a la parte musical. Ni a la rotunda formación que protagonizó la matinal. Ni al repertorio escogido. Por supuesto que se trataba de un acto litúrgico. Pero no es menos cierto que también acogía un verdadero concierto, como era visible incluso en la disposición de los músicos en el lugar más visible del templo.

Por supuesto que no se puede generalizar, pero basta merodear domingo a domingo 'Le jour du segneur', que emite F2, para comprobar cuán aventajados están nuestros vecinos franceses en materia musical. Con qué sensibilidad cuidan las celebraciones. Qué contraste con los 'guitarreros' que nos encontramos en cuanto las cámaras nos trasladan a lugares de nuestra geografía. También me acordé mucho durante la mañana de la Asunción de algunos grupos políticos que piden la supresión de la misa televisiva. Mientras la Unión Europea de Radiodifusión la miman. Qué paradoja.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios