Visto y Oído

Antonio Sempere

Una de fallos

Hay que ver lo que hay que oír. El sábado por la noche, en menos de cinco minutos escucho dos fallos consecutivos de pronunciación entre el final del Telediario y el principio de Informe semanal. Pedro Carreño, en la pieza dedicada al Festival de Málaga, habla del homenaje al actor Leonardo "Sbariglia". Jenaro Castro, en su primera entradilla sobre la sentencia del 9-N, se refiere a "Ártur Mas". Sí, "Ártur", como una palabra llana, cuando en catalán se pronuncia como aguda. Algo que queda desmentido enseguida en la primera frase del reportaje cuando aluden a Artur Mas correctamente.

Mientras los representantes de los partidos políticos se dedican a inventariar los minutos y los segundos que se dedican a informar de sus respectivas organizaciones, mientras la energía se va midiendo exhaustivamente el orden y la relevancia de las informaciones de la sección de Política, todo el resto, la verdadera almendra acerca del modo de exponer y analizar la actualidad, parece que las traiga al pairo.

Quizás peque de exigente, pero a mí lo de referirse a Leonardo como "Sbariglia" y a Mas como "Ártur" me parece grave. Y muy relevante acerca del mimo, o la falta de él, que se aplica a cuestiones tan básicas como una correcta pronunciación. Que no se trata de informativos locales (que también están obligados a la corrección, por supuesto). Que se trata del Telediario líder del fin de semana y del informativo más longevo con gran diferencia de nuestra televisión.

Luego está el sesgo, faltaría más. Que tanto disgusto causa entre los partidos. Yo me los ahorro porque trato de ver el Telediario a partir del minuto 15, cuando en la escaleta ya han cumplido con creces con Rajoy y compañía, política de cumplimiento. Salvo los sábados por la noche, claro, en donde todo es tan escueto y abreviado que casi pasan directamente de los titulares al fútbol.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios