Análisis

Antonio Sempere

Más obras

El programa de Cayetana Guillén Cuervo es para verlo ahora al atardecer

Sería por las ganas de volver a verlo, pero hay que reconocer que Atención, obras es un pequeño lujo que anda por ahí escondido en La 2. El pasado miércoles Cayetana Guillén Cuervo recibió a la gran María Adánez, más conocida por sus series de comedia televisivas que por su trayectoria vibrante en el teatro. Este programa merecería la pena para cualquier espectador con inquietudes, como usted, estimado lector. Y además verlo en la parrilla. Me gusta ver los programas de televisión en el horario en que se emiten, no en internet, congelados en la conserva de la oferta desbordante.

El Atención, obras primaveral, a la caída de la tarde, es un relajante aperitivo de la cena, lejos de esos territorios de las madrugadas donde comenzó. El recorrido de cada miércoes es una delicia. Un vistazo que se compensa con los comentarios y recomendaciones musicales de Mikaela Vergara, periodista y a la sazón directora gerente de las Orquesta y Coro de RTVE. Tal vez donde empiezo a perderme, una vez Atención, obras entra en materia teatral o literaria, llega cuando de repente nos recomiendan una exposición en no sé qué galería o salen a la calle para dejar que escuchemos la canción en directo de una cantante de moda. Pero se ve que Adánez y Camerata Musicalis nos dejó la semana pasada con la boca abierta, seducidos por sus propuestas. Un programa así nos hace feliz a los espectadores.

Ya sé que antes acabo de decir que estamos ante un contenido para disfrutarlo en directo, en el momento, como un acontecimiento semanal. Pero si no están a esa hora de la nueve de la noche con humores para aterrizar por La 2 otorgue una oportuidad a Cayetana y a su equipo en rtve.es.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios