Sueños esféricos

Juan Antonio solís

El símbolo de un fútbol extinto

En Sevilla debutó Quini en el 68 y en Sevilla jugó su Sporting el primer partido sin él

En Sevilla vistió por primera vez Enrique Castro González la camiseta del Sporting de Gijón. Fue el 22 de diciembre de 1968 en el campo del Betis. De ahí a su retirada, en el 87, atravesó 19 años en el Sporting, el Barcelona y de nuevo el Sporting despertando en el público una particularísima mezcla de miedo y admiración. Intimidaba por sus prodigiosos recursos para el remate con ambas piernas y la cabeza, pero hacía su trabajo con apacible limpieza. Ni un solo enemigo.

Quini era el símbolo de un fútbol que se nos fue hace años. El de la profusión de unos en las quinielas por los cómodos arbitrajes a favor de corriente, sin esas cámaras actuales que casi todo desentrañan. El de las entradas con descuentos para militares. El del barro y las áreas ralas. El del morse de los transistores entre las cinco y las siete de las tardes de domingo. El que nos descubría goles y jugadas en el Estudio Estadio. El del recorte de periódico en el bolsillo para seguir el marcador simultáneo. El de las crónicas de los lunes que nos revelaban el partido en nuestras inmaculadas mentes. Y sobre todo, el de los futbolistas-personas.

En ese fútbol, Quini llegaba a la hora de las brujas con su equipo al hotel antes de un partido a domicilio y no tenía reparo en bajar al hall a charlar con la prensa tras dejar sus bártulos. Lo recordaba Luis Villarejo, de Efe, la pasada semana. La cercanía que inspiraba el Brujo era la habitual entre las estrellas de esa época con la prensa y los aficionados. Hoy, las ciudades deportivas se asemejan a penales de máxima seguridad y las estrellas se acercan a la plebe para anunciar una nueva bota.

En las 19 Ligas que jugó Quini hubo seis campeones: Real Madrid (9 títulos), Atlético (3), Barcelona (2), Real Sociedad (2), Athletic (2) y Valencia (1). En su primer campeonato, en la 68-69, quedó subcampeón Las Palmas y cuarto fue el Sabadell; su Sporting acabó segundo en la 78-79. Ayer, su equipo del alma lo homenajeaba en Sevilla. Otra vez en Sevilla.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios