A tiza

Pilar fuertes

La tijera

Ajuan y Medio sí que lo han cortado por la mitad, justo por la mitad del apellido con que lo apodaron por alto. Lo han troceado. Yo no sé si él se puso de acuerdo o no en lo de cortarle la falda a su copresentadora, pero está claro que en política han ido todos a una. Mira que es difícil que en política pase esto, que se pongan de acuerdo; pero como haya votos y subvenciones en juego, todo se vuelve muy serio. En concreto, al presentador se le han vuelto en contra unas tijeras, unas tijeras que me han recordado aquellas que usaba la más casta censura franquista. Tijeras como una pastoral del Cardenal Segura prohibiendo bailes. Sí, mal gusto en unas imágenes cortando la falda de su compañera. Una gracia tipo años 70. Una vuelta al destape. Un Alfredo Landa salido con las suecas de Benidorm. Un calentón de ver los primeros bikinis. Y López Vázquez cruzando los Pirineos, donde empieza lo verde. Parece como si Chicho rodara otra vez las Historias de la frivolidad: El Instituto de la Mujer traslada un expediente a la CAA por vulnerar el principio de igualdad de género. Y el Partido Popular pide a Canal Sur que "descabalguen" a Juan y Medio, mal verbo han elegido para definir que lo echen.

Mi cabeza me hace caer en reflejos de una España que suena por unas épocas y envía su eco a otras. Mi mente me trae La trastienda de la Cantudo a esta otra trastienda política que se rasga las vestiduras porque se corta una falda. Pero no hay pudor para los recortes salariales y presupuestarios que nos han dejado en calzones o en bragas, según cada cual, mientras ellos llenan sus cajas B. Juan y Medio tendrá que hacer unos cursos sobre igualdad de género para volver a estar entero. Por lo oído, carga también con la agravante de cometer su pecado en horario televisivo infantil. No sabía yo que había un horario televisivo infantil con Sálvame en vez de Los payasos de la tele o Los Chiripitifláuticos. Es el mismo horario en el que nuestros hijos juegan a la Play degollando cuellos, colgando fotos medio en bolas en instagram, o haciendo bullying por 'guasap'. Nos lo meten todo con mantequilla, aquella que antes sólo se veía en Montpellier o Biarritz. No hay valores y se buscan unos absurdos para cubrir la falsa moral que nos toca vivir. Hasta Blancanieves vivía ya con siete gígolos machistas.

Estimado Juan, a pesar de ser una broma, pactada o no, de no muy buen gusto, le envío un mensaje de agradecimiento por tantas personas mayores a las que acompaña cada tarde. Nuestros mayores, esos que siguen teniendo una mirada limpia. Y respecto de los demás, espero que haya sido el último tango de aquí.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios