Las emblemáticas Murallas de la Macarena, cuyas obras de limpieza y pavimentación terminaron hace unos meses, sufren de nuevo un abandono alarmante: la zona del césped que fue plantado recientemente se encuentra seca, con yerbas, jaramagos y suciedad.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios