El parqué

Pablo Cumella

Abonados al pesimismo

LA renta variable española volvió a verse lastrada ayer por la influencia de los precios. La posible subida de tipos tanto en EEUU como en Europa volvió a hacer acto de presencia. La sombra de las declaraciones de JeanClaude Trichet y, sobre todo, las del presidente de la Fed, Ben Bernanke, llevaron al Íbex a los 12.755,20 puntos, tras ceder un 0,54% y encadenar cinco sesiones en rojo.

El presidente de la Fed reconoció que, a pesar de que lo peor de la crisis puede haber pasado, persisten factores negativos, como la subida del precio del carburante, que alimentan unas presiones inflacionistas que preocupan al mercado. El mensaje de Bernanke fue interpretado como el alejamiento de una rebaja de tipos e incluso como la antesala de una subida. A estos augurios se sumaron los malos datos de la balanza comercial de EEUU.

En Europa, los principales indicadores reaccionaron a la baja. Así el DAX de Fráncfort cedió un 0,65%, el CAC 40 de París, un 0,80%, y el FTSE 100 de Londres, un 0,86%.

Los mejores del selectivo español fueron el Santander, que ganó un 1,55%, y Acciona, con un 1,54% más. BBVA también acabó en positivo, con un avance del 0,30%, ganancias que se extendieron a Bankinter y el Popular, en un sector que recuperó el aliento tras el lastre que supusieron los resultados de Lehman Brothers en la sesión precedente y por la subasta de refinanciación de 191.000 millones de euros del BCE.

En el sector energético, Iberdrola cedió un 0,57%, Repsol-YPF un 1,88, Unión Fenosa casi un 2,5 y Gas Natural ganó seis décimas.

Sin embargo, lo peor fue para Cintra, con un descenso del 5,86%, seguida de cerca por Sacyr-Vallehermoso, con un 4,85% menos, en un Íbex 35 que, desde el 1 de julio, dará entrada a OHL en sustitución de Sogecable.

El euro terminó en 1,546 dólares, mientras que el petróleo volvió a encarecerse hasta superar los 135 dólares por barril de Brent.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios