La ciudad y los días

Carlos Colón

Abusos y derechos

TODOS hemos leído los titulares -"Un hombre que abusó de sus dos hijas recuperará la patria potestad"- y conocemos la historia: un hombre que ha abusado de sus dos hijas menores de edad, lo que provocó el suicidio la mayor cuando contaba 17 años, ha sido condenado a tres años de prisión por abuso sexual continuado a la mayor, y a 18 meses por un delito de abuso a la pequeña. Ya sabemos lo que cuesta penalmente abusar incestuosamente de dos menores, con el resultado añadido de que una de ellas se matara arrojándose al paso del Metro en la madrileña estación de Tribunal el 8 de febrero de 2004.

Terrible coincidencia la del nombre de la estación con el escándalo que a muchos ha producido la sentencia dictada por el Juzgado de lo Penal número 3 de Móstoles. Y aún no es la levedad de las penas impuestas lo peor de esta sentencia, sino que sólo suspende la patria potestad del abusador durante los 18 meses que dure la segunda condena. Una vez cumplidos, si la resolución no resulta modificada por los recursos que la Fiscalía y la madre van a interponer, la víctima quedará a cargo tanto de la madre como del padre que abusó de ella.

Dos problemas se unen aquí: la levedad con que se castiga el delito y la gravedad con que se salvaguarda la patria potestad. Fingir que se vive en el mejor de los mundos posibles, legislar y dictar sentencias como si todos los delincuentes -sea cual sea la naturaleza del delito: robo, asesinato, violación, abuso de menores o terrorismo- tienen idéntico derecho a la reinserción, ignorar que en los delitos sexuales el índice de reincidencia es altísimo y sumar a todo ello el caos del sistema judicial español, produce una indefensión que los padres de Mari Luz conocen bien; y el pánico que siente ahora mismo la madre de la niña que dentro de año y medio podría volver a estar bajo la patria potestad de quien abusó de ella.

Exigir castigos más severos para determinados delitos -como hacen los desolados, pero siempre serenos, padres de Mari Luz pidiendo firmas a favor de la cadena perpetua- parece "franquista", "vengativo" y poco "moderno" o "progresista". Exigir que se prive a perpetuidad de la patria potestad en casos de maltrato o abuso se considera inhumano y atentatorio contra los derechos de los padres. En cuanto al caos o colapso de la Justicia, ya oyeron al ministro: "Me niego a hablar de colapso; no es justo porque no es cierto… Heredamos una Justicia raquítica de un sistema no democrático; las cosas han cambiado mucho pero no es suficiente". El franquismo, ya saben, tiene la culpa de todo 30 años después de haberse extinguido.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios