Alto y claro

Manuel Jesús Florencio

Acera-bici en vez de carril-bici

EL Ayuntamiento guarda silencio desde hace casi cuatro meses ante una resolución del Defensor del Pueblo contraria a la imperante doctrina de lo políticamente correcto en la que dictamina que el carril-bici responde en realidad a un modelo de "acera-bici" y que la Ordenanza municipal que lo regula vulnera el Código de la Circulación al permitir a los ciclistas invadir las aceras, con riesgo para los peatones. Estoy totalmente de acuerdo con el Defensor, sin que ello suponga que esté en contra del carril-bici, pues no en vano coordiné hace casi 30 años un suplemento periodístico en pro del uso de la bicicleta en Sevilla, por ser ciudad idónea conforme a una evidencia topográfica que no dejaba de subrayar siempre que tenía ocasión el recordado don Ramón Carande. Ahora bien, justamente por esos antecedentes de simpatizante con la causa de las dos ruedas no me ciega el furor del neoconverso y en mi condición de caminante que compite con el tranvía y se cruza a diario con decenas de ciclistas y sufre las imprudencias temerarias de más de uno, no puedo dejar de reconocer las deficiencias subrayadas por José Chamizo en su misiva a la Corporación municipal. En efecto, y contrariamente a la "filosofía" del Plan General de Ordenación Urbana, el Ayuntamiento ha creado una red de carriles-bici no preferentemente a costa del asfalto y de los vehículos a motor, sino de las aceras y, por tanto, del eslabón más débil en esta jungla urbana: los viandantes. Ya hay movimientos que, como Granada Vía Verde, incluso cuestionan el carril-bici, con estas palabras: "Dar por válida la segmentación del espacio público en trozos de calle para cada tipo de desplazamientos es apostar por la pérdida definitiva de todas las actividades ciudadanas, públicas y gratuitas, que no sean desplazarse; básicamente porque el espacio queda dividido en franjas de permiso para el paso, demasiado angostas como para proceder con el no movimiento...". Estos movimientos apuestan por que el ciclista se integre en la circulación y deje de recortar espacio a las aceras. Dijo Ricardo Marqués que las bicis han pasado de ser vehículos de paseo a ser medios de transporte. Cierto, y por eso también deben someterse, como dice Chamizo, al Código de la Circulación.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios